MADARIAGA: La historia de la locomotora que lleva el nombre de nuestra ciudad y descansa en un taller de La Plata


En la década del 90 la extinta Ferrobaires retornó a Madariaga con su servicio de trenes. Fue en mayo de 1994 que formaciones de pasajeros regresaron a las vías del ramal General Guido – Divisadero.

 

Como era costumbre, a cada locomotora se le ponía el nombre de una de las terminales características de los ramales y, por eso, una de la marca General Electric de color rojo y amarillo tuvo, en la puerta del maquinista, el nombre de nuestra ciudad.

 

Hoy, esa formación U13C – 6022 descansa en los talleres de Gambier del ramal Roca en las afueras de La Plata. Hasta allí la llevaron hace algunos años para ver la posibilidad de transformarla para que sea propulsada a hidrógeno, pero aún no se han reportado avances en este tipo de trabajo.

 

En el Año 1992 dicha Locomotora fue remotorizada en IATE, Talleres de Empalme Lobos, con un motor ALCo 251D. Para esto, hubo que hacer reformas en su Carrocería, lo que formo esa gran joroba que sobresale de su techo.

 


Supo brindar sus últimos años de trabajo para la extinta Ferrobaires, funcionando como pilota de la Cochera ubicada en Gerli Kilo 4.

 

Entre otros detalles a resaltar, lleva el nombre de "Ciudad de General Madariaga", debido a que fue la encargada de llevar el tren de pasajeros inaugural hacia dicho lugar en el Año 1994.

 

Luego de que fuera dada de baja, durante largos años estuvo tirada en los viejos Talleres de Maldonado pertenecientes a la vieja Ferrobaires, donde depositaban la mayoría del material tractivo y rodante radiado.

 

A fines del 2021, dicha Locomotora fue retirada de Maldonado y trasladada hacia Buenos Aires. El motivo de este movimiento fue que surgió un proyecto por parte de YPF, el cual consistía en convertir a la 6022 en un prototipo de Locomotora propulsada a Hidrogeno, para hacerla trabajar en la Destilería de Dock Central.

 

Fue llevada a los Talleres del Ferrocarril Roca ubicados en Gambier, La Plata. Allí supuestamente iban a revisarla para ver cómo encarar los trabajos de conversión.

 


Desafortunadamente, los meses fueron pasando y la Locomotora al día de hoy aún sigue allí tirada en el mismo lugar a la intemperie, con un futuro totalmente incierto, dando a pensar que ese supuesto proyecto quedo en la nada misma.

 

Una verdadera pena, es una Locomotora con mucha historia, y supo ser muy útil en su momento.