Una mafia detrás de los tours de compras, la principal hipótesis detrás del ataque a tiros a dos micros en plena Ruta 2



Un viaje de pesadilla vivieron pasajeros de dos micros que regresaban a Mar de Plata luego de hacer compras en el paseo de avenida Avellaneda, en Flores.

Fue cuando una ráfaga de tiros los despertó sobre la noche del martes en plena Ruta 2. "Tírense al piso que nos están tiroteando", fue el grito de uno de los choferes para evitar lo que pudo haber sido una tragedia.

El violento episodio ocurrió pasadas las 21 en dos puntos de la autovía, a la altura de la localidad de Castelli.

Cada micro de la empresa Micro Sur S.A. recibió unos 14 disparos. Uno de los ómnibus fue atacado cuando circulaba a la altura del kilómetro 130, y el otro, cuando iba por el kilómetro 170.

La pericia balística, que se conocerá en breve, dará datos con precisión.

Los micros de larga distancia, ambos son 22 pasajeros, más conductor y acompañante, fueron baleados por un grupo de hombres que los interceptaron a bordo de una camioneta de color blanco. Se cree que podría ser una Toyota Hilux, aunque algunos testigos dijeron que era una Ford Ranger.

Los atacantes dispararon varias veces sobre la parte trasera de ambas unidades. "De momento tenemos el reporte de unos 14 tiros en cada unidad, aunque con la pericia balística se podrá determinar bien", le dijo a Clarín una fuente de la investigación, que está a cargo de Jonatan Robert, fiscal de la UFI N° 10 de Chascomús.

Si bien en un primer momento se sospechó de un intento de robo, se investiga la hipótesis de que el ataque fue producido por una disputa entre las empresas de viaje que realizan el traslado de personas para comprar en distintas ferias comerciales de Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Tal hipótesis se basó en que los disparos fueron directamente dirigidos al motor de ambos vehículos, para generar un desperfecto y detener el viaje. Y además, un intento de robo en ese formato, con una sola camioneta que se puso a la par de los micros en plena ruta, resulta muy poco probable.

"Fue una pesadilla, una locura", relató Cintia, una pasajera, en diálogo con TN. Contó que volvían de un tour de compras y que estaban "casi todos durmiendo" cuando escucharon los disparos.

"Frenó el micro y pensamos que era un desperfecto. Y de abajo nos pegan el grito 'tírense al piso que nos están tiroteando'", reveló la mujer que viajaba en el segundo piso del rodado.

Según precisó, el micro en el que viajaba no pudo seguir su camino porque recibió disparos en el motor, mientras que el otro "pudo llegar a la delegación de Castelli". Tras el hecho, las unidades quedaron retenidas para ser peritadas.

"La policia tardó cinco minutos en llegar, pero pareció eterno. Nos dijeron que (los atacantes) usaron una pistola automática de bajo calibre que no llegó a perforar ningún vidrio, sino nos mataban a todos", advirtió.

En ese sentido, contó que cerca de su butaca, un tiro impactó sobre uno de los vidrios. "La señora que estaba sentada ahí es una comerciante que se despertó con el estruendo", expresó.

Por último, coincidió con una de las hipótesis que habla de una interna entre empresas: "La intención no fue robarnos. Fue que el micro se detenga y la empresa sufra lo que le terminó pasando".

Carlos Aranciaga, director de Defensa Civil de Castelli, dijo a Télam que "algunos afirman que la empresa de tours, que es de Mar del Plata y lleva gente a comprar ropa al barrio porteño de Flores, subcontrataba a una empresa de micros, pero luego la dejó y comenzó a trabajar con otra gente", por lo que consideró que este hecho delictivo sería "una represalia".

"Si bien, por suerte, no hubo víctimas, desplegamos un operativo policial para ayudar a la gente que quedó a la deriva sobre la ruta porque los colectivos quedaron varados", contó Aranciaga, quien detalló que el municipio de Castelli asistió a unas 70 personas "para que no queden a la deriva con el frío".

De ese modo, se armó un refugio en el polideportivo municipal, donde los pasajeros permanecieron en su mayoría hasta las 7 de la mañana de este miércoles, cuando sus familiares los fueron a buscar en autos particulares.

La fiscalía solicitó las imágenes de las cámaras de seguridad de la Ruta 2 para tratar de identificar la camioneta, y tomó declaraciones a choferes y pasajeros.

El fiscal Robert espera lo que tengan las cámaras, además de los resultados de varias pericias y entrevistas con los responsables de la empresa.

"Yo puedo analizar una hipótesis de robo o de abuso de arma, amenazas agravadas o intimidación. Pero hasta no tener determinado el motivo, no me quiero aventurar", dijo, al tiempo que confirmó que al menos en el peaje de Samborombón no fue divisada la camioneta en cuestión.