Hicieron un asado en la vereda, los denunciaron y la Policía les incautó la parrilla con carne y todo


Un insólito momento se vivió en el barrio porteño Saavedra cuando la Policía de la Ciudad intervino en medio de un asado que se hacía en plena vereda. Acorde a lo que informó el portal Saavedra Online, se trataba de alumnos de la escuela popular de percusión La Chilinga que cocinaron la carne en las inmediaciones del galpón de la sede, el cual se encuentra en la Avenida Ruiz Huidobro entre las calles Goyeneche y Holmberg. Sin embargo, lo que empezó como un festejo terminó de una insólita manera.

 

Cuando las autoridades llegaron al lugar -luego del llamado de un vecino quejándose por el humo- encontraron cerca de 30 personas que hacían un asado sobre una plazoleta. Si bien en un primer momento se dispusieron a retirar todo, un representante del comedor de La Chilinga los arengó para que continuaran con el asado.

 

Ante esto, los policías se comunicaron con la fiscalía Flagrancia Área Norte a cargo del Dr. Eduardo Mora, quien “dispuso el cese del uso del espacio público, el secuestro de la parrilla y el alimento”, según indica el reporte policial. En el mismo destacaron que “las personas se tornaron hostiles” y comenzaron a filmar el accionar policial.

 

Efectivamente, el video difundido en redes es testigo del momento en el que las autoridades intervienen para retirar la parrilla y la carne ante los gritos y quejas de las personas que allí se encontraban. En ese sentido, el portal antes mencionado recopiló testimonios de algunos protagonistas de la historia que, aún pasadas unas horas, continúan furiosos por la decisión de incautar su asado.

 

La Policía incautó la parrilla mientras la carne todavía se cocinaba en la brasa

 

“La situación que vivimos ayer muchos alumnos de la escuela La Chilinga, donde también funciona el comedor de Santi... como casi todas las noches hay grupos que ensayan y en esta ocasión prendimos la parrilla para festejar algunos acontecimientos. Lejos de hacer lio, estábamos muy tranquilos esperando que se haga la comida cuando cuatro agentes de la Policía de la Ciudad se acercan de muy mala manera para decirnos que hubo una queja por el humo y debíamos terminar la actividad”, relató una persona cuyo nombre no fue dado a conocer.

 

En ese sentido, detalló: “Ofrecimos muchas opciones para seguir con el asado, la Policía se negó y nos contesta que si no podíamos hacerlo adentro. No solo lo que nos proponían era ilegal sino que sumamente peligroso”.

 

A modo de cierre, indicó: “A la comida le tiraron con un matafuego y la pusieron en una bolsa. Jamás tuvieron intención de devolverla”. A su vez, el mismo medio confirmó que la Policía explicó que se trató de una contravención originada por el llamado de los vecinos y que la parrilla sería devuelta con el correr del día 22 de abril.

 


Por su parte, el video fue difundido en redes sociales y originó todo tipo de comentarios. Mientras que muchas personas se manifestaron en favor de quienes organizaron el asado, otros tantos respondieron con palabras de apoyo para con el personal policial y advirtieron que “la calle no es un lugar para hacer asado”.