Diez meses sin rastros de Guadalupe Lucero: Por una nueva pista, Gendarmería la busca en el barrio donde desapareció




A diez meses de la desaparición de la pequeña Guadalupe Belén Lucero en la ciudad de San Luis, la Gendarmería Nacional lanzó en la mañana del martes un megaoperativo de rastrillaje por un sector descampado de 60 hectáreas contiguo al barrio 544 Viviendas, donde la niña de 5 años fue vista por última vez.

Según confirmó el fiscal federal Cristian Rachid, son cerca de 300 efectivos los que participan del operativo, incluyendo un cuerpo de 100 especialistas en búsqueda de personas, que recorrerán a pie el terreno para tratar de encontrar nuevas pistas en un terreno con pozos y pastizales de hasta dos metros de altura.

Guadalupe Lucero desapareció el 14 de junio de 2021 a la tarde, cuando jugaba en la vereda de la casa de su tía con sus primos y su hermano, mientras la familia festejaba un cumpleaños familiar.

Desde entonces, se barajaron todo tipo de hipótesis pero sin ninguna pista firme: un secuestro extorsivo hacia la familia, trata de personas, robo de menores, venganza. Ninguno avanzó de manera concreta.

Es por ello que en las últimas semanas volvió a tomar fuerza una de las primeras teorías que se barajaron: que Guadalupe haya tenido un accidente jugando en el descampado frente a la casa de su tía, y que hallan fallado los rastrillajes realizados por las fuerzas de seguridad locales.

Esta teoría está abonada por dos puntos fuertes. En primer lugar, una revisión del accionar de la policía puntana a la hora de relevar el terreno, donde la justicia federal detectó varias inconsistencias y errores de procedimiento, lo que lleva a pensar que podría haber pasado por alto datos significativos.



En segundo lugar, la declaración en cámara Gesell de una menor de edad que estuvo jugando con Guadalupe la noche en que desapareció y que no estaba en el mismo cumpleaños familiar. Esa pequeña regresó a su casa con la ropa llena de barro y mencionando algo sobre su amiga.

La noche de la desaparición

Guadalupe se encontraba con su familia festejando el cumpleaños de una de sus tías la noche en que desapareció. Su mamá, Yamila Cialone, salió a abrigarla en una tarde fría, en la que las calles del barrio estaban desiertas porque la selección argentina de fútbol enfrentaba a la de Chile por las eliminatorias del Mundial. Después, regresó a la casa a tomar un chocolate y no volvió a ver a su hija.

Desde entonces se realizaron cerca de 400 allanamientos en la ciudad de San Luis y procedimientos en otras provincias, se rastrillaron 1.221 sectores, entre ellos baldíos y diferentes diques de la provincia.

También se secuestraron celulares y computadoras que fueron peritadas, pero sin ningún resultado que permita dar con la nena.