Asesinó a su amigo con una botella rota a la salida de un boliche porque "miraba a su novia"

new-fama-crop1646878446828-jpg-1734428432

Matías Nahuel Tolaba, un joven de 22 años, fue brutalmente asesinado este fin de semana por un conocido, Juan Manuel Espinosa, de 26 años. Eran amigos ya que sus mamás trabajan juntas como porteras de una escuela, pero un malentendido por una mujer, terminó en el terrible crimen.

Todo ocurrió en horas de la madrugada, alrededor de las 6 de la mañana del sábado frente al bar "New Fama", en Sarmiento y Rodríguez Peña, a metros de calle Corrientes, a donde la víctima había salido a divertirse. Nahuel estaba dialogando con el dueño del local, apoyado contra una valla, cuando Espinosa lo atacó.

Juan Manuel se acercó por atrás y a traición, utilizó el borde de una botella que había roto previamente para hacerle un corte profundo en el cuello, desde la garganta hasta la nuca.

El joven agredido intentó pedir ayuda, pero el agresor le respondió con un golpe en el rostro y el joven cayó desvanecido al suelo desangrándose. 

  asesi2-jpg-202751699 

 No obstante, la violencia no frenó, ya que Espinosa le siguió profiriendo patadas en la cabeza hasta que testigos lograron apartarlo de la escena.

"Pasaron Navidad juntos, en esa cena, Juan Manual sintió una seña que no fue tal y lo encegueció. Los familiares de la víctima cuentan que recibió una mirada de la novia del muerto. Él entendió que lo estaba seduciendo y quiso ir más allá, pero cuando la víctima se enteró le puso los puntos y le dijo que no se metiera con su mujer y madre de uno de sus hijos. Esto no cayó bien en el victimario y fue a buscarlo al pool", detallaron.

Mató a su amigo y se intentó esconder en una casa tomada

Juan Manuel huyó en bicicleta del lugar, pero a las horas lograron identificarlo y encontrarlo mientras se escondía en un edificio tomado en San Cristóbal.

  asesi1-jpg-408540506 

 Al ver el operativo policial, intentó escapar por la terraza del edificio, pero los oficiales lograron detenerlo.

Por otra parte, Tolaba fue llevado de urgencias hasta el hospital de Ramos Mejía, en donde estuvo internado en grave estado. Según el primer informe médico-legal aportado por la policía, el chico tenía un corte de unos cuatro centímetros con desgarro de la vena yugular.

Además, tenía las heridas provocadas por los golpes, lo que había derivado en una "lesión neurológica probablemente incurable con pérdida de todas las funciones cognitivas con inutilidad permanente". Tras 48 horas de agonía, falleció este martes.