En Corrientes aseguran que es imposible apagara el fuego y que sólo resta esperar a las lluvias

 


 

A horas de declarar a Corrientes como “zona de catástrofe ecológico y ambiental” a causa de los incendios rurales que ya arrasaron más de 785 mil hectáreas, el gobernador de provincia, Gustavo Valdés, afirmó que apagar el fuego les será “imposible” a los brigadistas. En declaraciones radiales, sostuvo que un fenómeno de estas características solo puede ser revertido “por la misma naturaleza” y en ese sentido dijo que espera que se cumpla el pronóstico de lluvias previstas para los próximos días.

 

“Es imposible apagar el fuego: va para donde quiere y es muy difícil hasta incluso direccionarlo; salta de a 100 metros y cruza las rutas como si nada. Los medios que podamos llegar a tener son insuficientes”, expresó el mandatario radical esta mañana en diálogo con Radio Mitre y agregó: “Lo único que puede parar esto es la misma naturaleza. Esperemos que el pronóstico no se equivoque”.

 

Durante la entrevista, Valdés evitó entrar en la contienda con el ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, quien viajó a Corrientes casi 45 días después de comenzados los incendios sin precedentes y es criticado por su rol frente a la catástrofe medioambiental. “Al principio costó mucho generar la ayuda nacional, pero no voy a polemizar con eso. Cabandié tocó la provincia ayer y hablamos por unos minutos”, se limitó a decir.

 

Por otra parte, valoró la asistencia ofrecida por distintas jurisdicciones para combatir el fuego. “Hablé con Sergio Uñac (gobernador de San Juan), con Jorge Capitanich (chaco) y con el gobernador de Misiones (Oscar Herrera Ahuad) y les agradecí por la ayuda”, comentó. A estas acciones se sumó en los últimos días la Ciudad de Buenos Aires, en tanto que el ministro de Seguridad de la Provincia, Sergio Berni, se trasladó en helicóptero para monitorear los trabajos del personal enviado por el distrito en las zonas afectadas.

 

Por último, Valdés se refirió al “después” de los incendios y contó que ayer mantuvo una comunicación al respecto con el presidente Alberto Fernández. “Se comprometió a enviar las ayudas para que podamos salir adelante. Vamos a necesitar muchísima asistencia, especialmente para los productores. El norte de Corrientes ha sufrido mucho, que es la zona de pequeños ganaderos”, señaló.

 

Según el gobernador, el daño económico que sufrió la provincia “debe rondar en una primera mirada cerca de 25 mil millones de pesos”, mientras que a nivel ambiental estimó que “el 10% de la provincia va a terminar quemada”.