Buscan desesperadamente a una mujer que desapareció hace seis días: Tiene 39 años y una hija de 6

S4-ZVST2-JWNHZ3-HL4-K653-S7-FQNM
Mientras continúa la incertidumbre por el paradero de Betiana Soledad Rossi, la mujer de 38 años que el lunes 7 de febrero salió de su casa en el barrio porteño de Villa Real y nada se sabe de ella desde entonces, las fuerzas de seguridad de la Ciudad piden colaboración para la búsqueda de otra mujer, Daniela María Cervantes, quien se encuentra desaparecida desde hace seis días.

Según supo Infobae, la mujer tiene 39 años y es madre de una nena de 6. Su domicilio está registrado en la localidad bonaerense de Wilde, en cercanías al predio de Villa Domínico del club Independiente. Fue vista por última vez el 13 de febrero.

Como características físicas, sus familiares describieron que tiene contextura física robusta, tez blanca, mide 1,70 metros aproximadamente y posee cabello largo castaño oscuro. Además, informaron dos rasgos claves para identificarla: posee un tatuaje con el dibujo de una flor en uno de sus brazos y un piercing en la nariz.

WFIKCL63-VBDEBE7-VXUOECJLMYM Desde la División Búsqueda de Personas de la Policía de la Ciudad solicitaron a la población, en caso de contar con información que ayude a dar con el paradero de Cervantes, contactarse de inmediato con el 911 o al 4309-9600, interno 234153, o por WhatsApp al 11-5821-4001.

Por otra parte, el gobierno nacional anunció, a través de una publicación en el Boletín Oficial, una recompensa de un millón y medio de pesos para obtener datos que permitan encontrar a Betiana Rossi, quien fue vista por última vez en la intersección de las calles Ferro y Chile, en la localidad bonaerense de Tres de Febrero.

Betiana es mamá de tres varones de 18, 15, 13 años y, hasta septiembre de 2021, trabajó como ejecutiva en un reconocido banco. Separada del padre de sus hijos, estaba en una nueva relación. De acuerdo a la reconstrucción de su caso, se fue de su casa donde vivía desde hace dos años con sus padres después de una discusión con su novio por temas de dinero: el perfil crediticio de Betiana revela deudas recientes por poco más de medio millón de pesos.

6-LGMWHFLYVBTBL6-Q2-SVZWWTSKE Algunos de sus últimos movimientos quedaron registrados por distintas cámaras de seguridad en el partido de Tres de Febrero. Tras once días sin señales, el jueves pasado la Policía de la Ciudad halló un rastro clave gracias a la triangulación de antenas de teléfonos: una riñonera que contenía su DNI y su iPhone, además de una tarjeta SUBE y un juego de llaves.

Las pertenencias fueron encontradas en un descampado de Tres de Febrero. Se trata de un predio lindero con la estación Sáenz Peña, del ferrocarril San Martín, a una cuadra y media de donde fue vista por última vez según las cámaras de seguridad, y donde, el lunes 14, se montó un operativo con perros y drones. Se cree que la riñonera pudo haber sido arrojada desde una calle cercana.

De acuerdo a la descripción física brindada por sus familiares, Betiana es de contextura “delgada, de aproximados 1,70 cm. de altura, tez trigueña y el cabello largo hasta la cintura color rubio”. Además, posee cinco tatuajes: 

“Uno de ellos en el brazo derecho con el dibujo de una mujer y una luna; otro en el antebrazo derecho con la figura de un mándala; en el brazo izquierdo tiene una frase que reza: ´En algún lugar podrás encontrar felicidad´; en la cintura posee unos tribales y, en la pierna, una pluma que se desdibuja formando aves”.

Al momento de la desaparición vestía zapatillas de color rojo, calzas de color negras, remera blanca y la riñonera de color negra hallada.