Tiene 25 años, estaba a punto de casarse y desapareció

auto-gaston-crop1642864392389-jpg-674994428

Gastón Márquez Da Silva está desaparecido desde el viernes por la mañana. Los familiares y amigos del joven de 25 años intentan reconstruir cómo fueron sus últimas horas, mientras aumenta el misterio y todavía no existen hipótesis certeras de su posible paradero.

Márquez Da Silva, oriundo de La Plata, salió de la casa de su novia, Joana, para ir a trabajar como todos los días, pero nunca llegó y su celular se apagó de manera repentina.

Luego de exhaustivos rastrillajes, la policía encontró el automóvil del joven, que se hallaba al costado del camino sobre la Avenida 520, cerca de la intersección con la ruta 36. El vehículo estaba abierto, con la llave rota y totalmente vacío.

Inés, la mamá del desaparecido, manifestó su desesperación. 

“Le pedí por favor al fiscal que agilice la búsqueda porque van más de 24 horas y en estos casos las horas cuentan muchísimo. Sé que estas cosas pasan todo el tiempo, pero hoy me toca a mí”.

Dijo.

Consultada acerca de una posible huida voluntaria, la mujer aseguró que cree que alguien se lo llevó: 

“Yo descarto que se haya ido por su propia voluntad. Es un chico que todo el tiempo avisa donde está, por eso creo que lo interceptaron”.

En los videos que forman parte de la causa, se puede ver una camioneta roja ubicada justo detrás del vehículo del joven en los minutos previos a su desaparición, para luego colocarse al costado. De todas formas, esa sería una línea de investigación que la familia aún no está autorizada a revelar por pedido de los investigadores.

“A Gastón todos lo aman, trabaja de lunes a viernes y el 10 de febrero se iba a casar. Es un chico sano, que no tiene vicios”.

Describió Inés a su hijo, e imploró: 

“Quiero saber quién lo tiene, por favor, que me lo devuelva. Que lo deje en algún lugar, en algún descampado, no sé. Se lo ruego como madre”.

Además, la mujer comentó que hace seis años que Gastón tuvo un conflicto con su padre y que esa sería otra de las líneas de investigación: 

“El papá intentó matarlo, lo apuñaló y estuvo preso”. 

Aunque aclaró: 

“Hoy tienen una buena relación, pero lo citaron a declarar y le secuestraron el celular”.

Al momento de su desaparición, Gastón vestía un pantalón marrón, remera azul y borcegos.