PINAMAR – ACCIDENTES EN LA FRONTERA: El secretario de seguridad pidió por apoyo policial para “terminar con este delirio”

  

DB76-BZ2-Y3-ZEVDKSXIPSSLYII2-E  

Absolutamente todos los días hay siniestros viales en la zona de La Frontera en Pinamar en terrenos que son privados y en donde el estado no tiene injerencia. Ya suman dos los muertos de la temporada en menos de una semana: Agustina Queirel, de 33 años y oriunda de Corrientes, y Antonio Emilio Salinas, de 31 años de edad y oriundo de Escobar. A ellos se le suman no menos de una decena de heridos en distintos vuelcos que se producen en los médanos.

 15420201114211

Lucas Ventoso es el secretario de seguridad de Pinamar. Su área coordina a los agentes de tránsito que, por ley, sólo regulan lo que pasa en las calles. Por eso, tienen una posta en la última calle antes de entrar a La Frontera.

 

Pinamar se va a convertir en la Capital Nacional de Donación de órganos

 

La frase de Ventoso no escapa a la realidad. Hubo ya varias muertes en donde los familiares optaron por esta alternativa para salvar otras vidas. El año pasado Matías Mares, de 24 años, viajaba en moto por los médanos y fue chocado por un UTV en Ostende. Ocurrió en enero y a las pocas horas ingresó en un estado irreversible con muerte cerebral. Sus familiares habilitaron la donación de hígado, corazón y riñones.

 

Con la cantidad de vehículos que pasan el día en la zona y sin más “apoyo policial” se vuelve “difícil” de controlar la vasta extensión de playas para que nadie pase al sector privado, reconoció el miembro del ejecutivo quien pidió presencia policial en esa zona.

 

Otro problema que advierte Ventoso es que este tipo de vehículos no tienen identificación visible. "No hay ley provincial o nacional que obligue a patentarlos, sí tienen número de motor, identificación de Aduana, pero no patente. Entonces se hace muy difícil identificar a quién pertenecen", explicó.

 

“Entran por Costa Esmeralda, o por la ruta, incluso a veces por el corredor seguro de la playa. En todos lados hay carteles que indican que no se puede pasar los 40 kilómetros y con casco. Y a los médanos no pueden entrar, es terreno privado. Pero lo hacen igual”, contó.

 

La madre que se mató, de 33 años, no mató a sus hijos de casualidad. Hay que terminar con esta locura, con este delirio. Entran como si fuera el Sahara, y no saben o no toman conciencia de los peligros que corren

 66-ACDEOUOREV7-GGFMHDMAGSDSQ

El verano recién comienza y todo parece indicar que esta clase de noticias se repetirán.