Mató a su bebé de 9 meses, se fugó y asesinó a un policía: La historia criminal del preso que besó a la jueza

jueza-chubut-condenado-besos-1jpg

En medio de una gran polémica y sumariada por “conductas inadecuadas”, la jueza chubutense Mariel Suárez que apareció en un video viral demasiado cerca de un preso sigue negando haberlo besado. Para justificar el encuentro, sostuvo que eso fue parte de un “trabajo académico” ya que pretende escribir un libro sobre la historia del recluso.

La trama a la que se refería Suárez, según sus propias palabras, está “llena de condimentos”. Cristian “Mai” Bustos fue a la cárcel en 2005, tras el asesinato de un bebé de nueve meses: su propio hijo. Por ese hecho fue condenado a prisión perpetua, pero se fugó del penal, mató a un policía que lo quiso detener mientras estaba prófugo, hirió a otros y fue finalmente recapturado en Chile.

El brutal asesinato de su hijo

“Cristian Bustos había cometido un homicidio contra su hijo de nueve meses, en 2005. Fue condenado a cadena perpetua por los tribunales con asiento en Esquel en 2007 y, posteriormente, para comenzar a cumplir su pena, fue trasladado a la dependencia policial de Corcovado”.

Relató en su momento a los medios Oscar Marinao, el entonces titular de la Unidad Regional de la Policía de Esquel,

En el juicio se probó que Bustos le fracturó la espina dorsal a su bebé, Eric, mientras estaba bajo su cuidado y por ello la Justicia lo declaró culpable del delito de homicidio calificado por el vínculo.multimedia-normal-ac2ffa7edf5a5cc1-6a75657a615f6368756275745f6265736f735f707265736f5f6e6f726d616c2e7

La fuga del preso que se besó con la jueza Mariel Suárez

El oficial Marinao también dio detalles sobre la fuga de Bustos, cuando se encontraba en prisión preventiva: 

“En julio de 2007, un domingo a las 20, se da a a la fuga luego de aserrar un barrote, no siendo encontrado por largo tiempo”.

El homicidio de Cristian “Tito” Roberts

El 8 de marzo de 2008, personal policial con asiento en Esquel de la Brigada de Investigaciones llega hasta una morada de Corcovado, teniendo datos de que “El Mai” Bustos se encontraba en una fiesta.

Cuando los efectivos se acercaron al domicilio para recapturarlo se produjo un enfrentamiento a balazos, cuya única víctima fatal fue el policía Leandro “Tito” Roberts. En el mismo tiroteo también resultó herido otro agente y Bustos logró volver a evadirse.

Recién siete años después de su segunda fuga, en 2015, los investigadores lo ubicaron en Chile y lo detuvieron, condición en la que permanece hasta la actualidad.

La jueza Mariel Suárez fue sumariada por “conductas inadecuadas”

El Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Chubut abrió un sumario por “conductas inadecuadas” a una jueza de Comodoro Rivadavia que fue captada por una cámara de seguridad del Servicio Penitenciario provincial cuando aparentemente se besaba con un preso al que recientemente había condenado por el crimen de un policía, aunque la magistrada negó tener una relación sentimental con él y enmarcó el encuentro en una cuestión “laboral”.

Suárez, jueza de la Circunscripción de Comodoro Rivadavia, fue una de las tres magistradas que el 22 de diciembre pasado condenó en Esquel a Bustos a prisión perpetua por matar en 2009 a un policía en un tiroteo y herir de gravedad a otro.

A diferencia de las otras dos juezas, Suárez votó en disidencia en cuanto a la pena a imponerle al condenado y pidió una más baja.

MBL4-LV7-U6-ZGFXBPDK3644-LDMEU 

El encuentro entre la jueza y el recluso ocurrió la tarde el miércoles 29 de diciembre último, a una semana del veredicto, dentro del Instituto Penitenciario Provincial (IPP) ubicado entre Trelew y Puerto Madryn, según un comunicado oficial del STJ.

“A raíz de una comunicación formal dirigida a los Ministros en feria se tomó conocimiento de un encuentro requerido por una jueza penal de la circunscripción de Comodoro Rivadavia y un recluso alojado en dicho centro penitenciario, considerado de alta peligrosidad y recientemente condenado en el marco de un juicio oral y público sustanciado en la ciudad de Esquel”.

Detalló el parte judicial.

“De los datos comunicados desde el IPP surgen que la jueza habría incurrido en conductas inadecuadas para un magistrado. Las actuaciones se dirigen a dilucidar las circunstancias de dicha reunión entre una magistrada y un condenado, el tenor del encuentro, su extensión en el tiempo y las características del mismo, que puedan implicar violaciones a la Ley de Ética Pública y/o al Reglamento Interno General del Poder Judicial”.

Concluyó