Buscan a un nene 8 años que fue secuestrado por su padre, un ciudadano ruso que se presenta como “Jesucristo”

3-E4-R6-III3-BESHNDOPXVFBNDOIM

La policía de Neuquén investiga el presunto secuestro de Erik Zaitsev Rusakov, un niño de ocho años que se encuentra desaparecido desde el lunes por la tarde. El principal sospechoso es su padre, un ciudadano ruso que ha estado detenido en Bolivia y del cual la familia del menor denunció que padece problemas psiquiátricos.

Las fuerzas de seguridad provinciales lanzaron el operativo de búsqueda del nene y de su progenitor, identificado como Kilin Adrián Zaitsev, luego de que familiares de Erik radicaran la denuncia este martes por la madrugada en la Comisaría 10 de la localidad de Añelo.

El comisario Claudio Vinet, jefe de la dirección de Seguridad de Añelo, explicó a la prensa local que el niño se encontraba bajo el cuidado de sus tíos ya que su madre se encuentra desde agosto en Bolivia, y que el último sábado el padre anduvo por la inmediaciones de la vivienda ubicada a la vera de la Ruta Provincial 17, a la altura del kilómetro 182 de la mencionada localidad neuquina.

El menor de 8 años no tiene relación con su papá, de hecho como no pueden tener contacto la familia no permitió que Adrián Zaitsev se acercara. 3-BDBVNPSZFECVOF7-G5-AWFB4-Q5-Y 

El martes a las 00:40 “radicaron la denuncia porque desde la tarde no encontraban al niño”, declaró el comisario.

“La búsqueda se centra en Fortín Vanguardia, que es río (Neuquén) abajo”.

Informó. Toda esa zona es rastrillada por personal de la Comisaría 49 de Vista Alegre, de Seguridad Metropolitana, de la División Montada y Canes, de la División Aeronáutica -con un avión sobrevolando la zona-, Defensa Civil, Gendarmería Nacional, bomberos voluntarios de Añelo, vaqueanos de la zona e integrantes de las comunidades mapuche Lof Painemil y Kaxipaiñ, entre otros, indicó el portal LmNequén.

Según se informó, el menor fue visto por última vez con una persona, ambos a caballo, cruzando el río Neuquén en dirección a Rincón de los Sauces. La descripción coincide con la declaración de un puestero de la región que denunció el robo de uno de sus caballos.

Erik mide un 1,35 metros de estatura; es de tez blanca; ojos marrones claros; delgado; tiene el cabello corto, lacio y castaño claro; posee una mancha en una mejilla, y al momento de su desaparición vestía musculosa blanca, malla azul y calzado marca Crocs de color negro.

Mientras que Adrián Zaitsev es un ciudadano ruso que posee también nacionalidad uruguaya. En 2020 fue detenido en Bolivia, donde se había asentado dos años antes, por violencia familiar. 

"Cuando le preguntaron si le había pegado a su mujer, respondió que sí, que lo había hecho a propósito porque era a la cárcel de Palmasola donde debía ir”.

Reveló el portal boliviano EJU.TV que agregó que “detrás de las rejas se veía sus manos y pies perforados, levantó su túnica para mostrar una herida en el costado, y dijo que unos rusos lo crucificaron pero que sobrevivió”.

De Palmasola se intentó escapar. J64-ZJ75-LP5-ETVEITCGAW3-XJV5-E-1 

El personal de la cárcel tomó lista y notó la ausencia del ruso. Tras una inspección dentro del establecimiento, Zaitsev fue hallado escondido dentro de un tanque de agua. 

“Se cree un enviado de Dios, estamos haciendo gestiones para que sea trasladado a un psiquiátrico”.

Manifestó en aquella oportunidad el gobernador de Palmasola, Luis Fernando Céspedes.

El medio boliviano detalló que el hombre llegó a aquél país en 2018 luego de haber recorrido Uruguay, la Patagonia argentina y Siberia. 

“No tenemos certificado si se escapó de la cárcel o no”.

Manifestó el comisario que está al frente de la búsqueda en Neuquén, quien agregó que se está averiguando con Migraciones si cruzó por algún paso habilitado o si estaba internado en algún psiquiátrico.

Lo cierto es que el último fin de semana fue visto en Añelo, donde fue demorado en la Comisaría por un altercado con un vecino. 

“La familia nos dijo que el hombre padece problemas psiquiátricos”.

Dijo Vinet.

En 2014, el sospechoso estuvo asentado en la zona de Vaca Muerta, vivió en una colonia rusa con su familia, cultivando verduras orgánicas y dedicándose a la fisioterapia. El comisario explicó que la colonia sigue existiendo y que el niño desapareció de la misma, donde vivía con sus tíos. 

“Estamos investigando todo, no se descarta ninguna hipótesis y ojalá algún vecino nos pueda dar algún tipo de información para poder dar con su paradero”.

Expresó el responsable del operativo.


RBORUWVOPNALXH5-GARRSNTOUDU