El relato de una vecina que intentó salvar a Lucio:"Le toqué las manitos y vi que estaba helado"

Una vecina de la ciudad pampeana de Santa Rosa, que realizó tareas de reanimación al cuerpo de Lucio Dupuy, el niño de 5 años asesinado a golpes, dijo que nunca pensó que estaba "delante de una asesina" cuando vio a la pareja de la madre de la víctima, detenida por el crimen, con el nene en brazos mientras pedía ayuda.

"Nunca pensé que iba a estar delante de una asesina".

Contó Haydée sobre el momento en que ella se encontró con la imputada Abigail Páez (27), la novia de Magdalena Espósito Valenti (24), madre de Lucio y también presa por el homicidio.

La vecina dijo que cuando la vio con el niño en brazos y pidiendo ayuda le preguntó qué había ocurrido y la acusada le contestó: 

"Yo salí cinco minutos y cuando volví la casa estaba revuelta y el bebé estaba tirado en el patio."

Según la testigo, Páez fue quien llevó al nene hasta la sala médica del barrio que en ese momento estaba cerrada.

"Ella me agarró del brazo y me dijo que la ayudara por que se le moría el hermano".

Dijo Haydée, quien contó que los policías presentes en el lugar se negaron a trasladar a la víctima hacia el hospital de la zona. 

"Que no mienta la policía que estaba acá".

Dijo la vecina y agregó: 

"Ellos dijeron que le habían hecho respiración boca a boca, pero no lo hicieron".

Al referirse al momento en que tomó conocimiento de la situación, Haydée recordó en declaraciones a C5N que ella estaba "haciendo la comida" con sus "dos nietas" y escuchó "gritos", por lo que se asomó por la ventana y vio a una mujer (por Páez) "con un niño en brazos". 

"Lo vi que estaba pálido, le toqué las manitos y vi que estaba helado".

Agregó.

En ese momento, Haydée junto a otro vecino realizaron tareas de reanimación sin resultados positivos, y luego colaboró una vecina que solía trabajar de enfermera y logró que el niño recuperara la respiración.

Los vecinos del lugar trasladaron a la joven y al niño al Hospital Evita donde finalmente falleció como consecuencia de la golpiza recibida.