Una chica de 13 años perdió un dedo y 30 personas resultaron heridas tras el ataque de palometas

Con la llegada del calor a la provincia de Santa Fe llegó también un problema que se repite todos los años: el ataque de palometas. Esta vez los peces provocaron temor en la costa de los ríos santafecinos y producto de sus mordeduras unas 30 personas terminaron lastimadas y una adolescente de 13 años perdió un dedo del pie.

Si bien muchas zonas de la costa del Río Paraná fueron habilitadas sólo como solárium debido a la bajante del río, algunos turistas aprovecharon el fin de semana largo para intentar refrescarse debido al intento calor y eligieron la laguna Setúbal para hacerlo, una de las zonas prohibidas.

Según explican los especialistas, el calor y el agua tibia es un ambiente propicio para que las palometas ataquen y es lo que pasó en la tarde del lunes en la Costanera Este, según confirmó Sergio Berardi, representante de la Seccional Santa Fe del Sindicato Único de Guardavidas (Sugara).

Berardi detalló que fueron más de 30 las personas heridas entre sábado, domingo y lunes. "La mordedura no tiene la misma incidencia en menores que en personas adultas. Hubo una menor a la que le amputó un dedo del pie", dijo en diálogo con Aire de Santa Fe.

Desde el Hospital de Niños Doctor Orlando Alassia confirmaron que se trató de una chica de 13 años que fue asistida y a quien se le realizó un injerto en el quinto metatarsiano.

Los guardavidas están dispuestos a lo largo de la costanera y cuentan con insumos y materiales de primeros auxilios.

"Ahora necesitamos difundir la recomendación que hacemos especialmente a las familias que van con menores, que tengan en cuenta esto de las palometas, que acaten las indicaciones del guardavidas, quien cuando ve que hay un caso o dos seguidos automáticamente saca a toda la gente del agua; pero muchas veces esa prevención no es eficaz por tanta concurrencia en la zona, que es muy extensa".

Dijo y pidió a la población colaboración para evitar estos accidentes.

Berardi dijo además que no tiene el poder de policía para impedir el ingreso al agua y es por eso que pidió al municipio reforzar la seguridad en la zona y agregar más duchas para que sirva como alternativa ante la imposibilidad de refrescarse en la laguna y las distintas zonas costeras del Paraná.

Luego advirtió que se viene una temporada con "mucha presencia de palometas". Por último explicó que como generalmente las palometas se mueven en cardumen, aparecen varios casos al mismo tiempo. 

"Ayer por la tarde los compañeros no tuvieron respiro en atender a toda la gente en el mismo momento".

Contó.




 

Publicar un comentario