MAR DEL PLATA: Una semana sin rastros del marinero que cayó del barco “Don Turi”

Aún no se sabe nada de Roberto Guenchocoy. Hace siete días que cayó del barco "Don Turi", cuando navegaba a 76 millas náuticas de Quequén, y a pesar de que la Prefectura Naval Argentina (PNA) mantiene desde entonces una búsqueda ininterrumpida, aún no hay ningún rastro o indicio sobre su paradero en el mar. 

Al cumplirse este miércoles una semana del operativo que se desplegó para localizarlo, fuentes oficiales confirmaron que "no hay ninguna novedad". 

"El resultado de la búsqueda sigue siendo negativo lamentablemente".

Señalaron.

La PNA mantiene medios propios para buscar al marinero del "Don Turi" en la zona donde desapareció el miércoles pasado a las 6.45. Allí trabaja un guardacostas y también una aeronave aunque su presencia va rotando de manera periódica. "Todos los medios están buscando de manera alternada y periódica", consignaron desde la fuerza.

En paralelo, no cesa el pedido de colaboración dirigido a los buques pesqueros que navegan en el mismo lugar de la caída para que también hagan un rastrillaje que pueda arrojar algún indicio satisfactorio. 

"Esto se le pide a todos los buques".

Aclararon en Prefectura.

Mientras crece la incertidumbre por la situación de Guenchocoy, también crece la angustia en la familia. 

"La empresa sigue sin comunicarse con nosotros. Está todo como si nada".

Se quejó Adriana, la hermana del trabajador pesquero, en diálogo con este medio.

La mujer dijo que ya hay un abogado que la representa para realizar las diligencias de rigor en el marco de la causa mientras ella aboca sus esfuerzos a evitar que la mamá de Roberto vuelva a descompensarse. 

"Desde que el buque llegó a tierra, mi mamá está muy mal".

Insistió.

El buque amarró en el espigón 1 del Puerto de Mar del Plata el viernes, en la sección vanguardia, cerca de la banquina de los pescadores, donde permanecerá hasta tanto surjan avances en la búsqueda del marinero.

La tripulación, compuesta por 12 personas, prestó declaración el mismo viernes aunque no se dejaron trascender detalles de sus testimoniales. La causa es llevada adelante por el Juzgado Federal Nº 1 de Necochea, a cargo Bernardo Bibel, y la Secretaría, a cargo de Rolando Pérez.

La declaración de los colegas de Roberto Guenchocoy es clave para esclarecer el contexto de la caída así como serán importantes los peritajes que se practiquen al buque.

Las primeras versiones que dieron los testigos de la situación indicaban que el marinero se había arrojado al mar pero la hermana del hombre lo desmintió de manera tajante y pidió que profundice la investigación para que se conozca la "verdad" ya que acusó "irregularidades" en la embarcación.

Adriana todavía no declaró ante la Prefectura Naval y espera que surjan novedades pronto, mientras se recupera su mamá. 

"La Prefectura quería hacerme firmar una declaración pero yo no puedo firmar lo que a ellos se les ocurre y por eso no llegué a hablar".

Sostuvo.

Roberto Guenchocoy es oriundo de Comodoro Rivadavia. Estuvo viviendo en Mar del Plata hasta hace tres años, cuando decidió mudarse a Lobería, su paradero actual. Tiene dos gemelas, de 17 años, que esperan verlo regresar a casa.



Publicar un comentario