La acusaron de “Devoradora de hombres casados”, ella bajó el pasacalle y lo usó en su fiesta de cumpleaños como decoración

  


La historia tiene como protagonista a Lorena Jara Oroa, una joven veterinaria de Paraguay, que se transformó en tendencia en las últimas horas al utilizar en su fiesta de cumpleaños un pasacalles que habían colocado en donde la acusaban de “devoradora de hombres casados y destructora de familias”.

 

La actual directora del Centro Antirrábico Nacional lejos de enojarse se lo tomó en broma y ella misma colocó posteos en su Facebook riéndose de la situación.

 

Internautas apuntaron como la supuesta responsable a María Liz Sanabria, la exesposa del actual novio de la veterinaria, y ella salió decir: “Aclaro que no tengo nada que ver con el superpasacalles que le pusieron a la Tupasy del campo”.

 

María Liz Sanabria explicó que no tiene ningún tipo de contacto con su exmarido y su actual pareja. “Yo no estoy para esas cosas (pasacalles), no tengo plata. No quiero saber nada de ellos, ni mis hijos quieren relacionarse con esa mujer, él no se comporta de buena manera”, señaló.

 

Infidelidad

 

María Liz Sanabria aseguró que no tiene nada que ver con el pasacalle, pero contó que tuvo líos con la doctora.

 

Relató que su marido le habría sido infiel con ella, rompiendo un matrimonio de 20 años y dejando su hogar con cuatro niños.

 

“Esto empezó en marzo, ellos empezaron a trabajar juntos, ella siendo funcionaria pública, teniendo su familia y tres hijos dejó su casa. Le pillé como tres veces, les saqué de un motel a ellos dos”, destapó.

 

La contadora explicó que tiene varios líos judiciales con su ex, que debe ponerse al día con la prestación alimentaria de los chicos y el divorcio se está tramitando.

 

“Yo en aquella época tuve COVID, la pasé mal, todos los días lloraba, bajé siete kilos y mi hijo mayor me contuvo. Tuve depresión, toqué fondo. Pero gracias a Dios lo superé hace rato ya”, añadió.

 

No se estresa

 

La doctora Lorena explicó que le vio el lado positivo a la polémica dedicatoria.

 

“Es un pasacalles que me dejaron en mi cumpleaños frente a mi trabajo y lo bajé. La vida es muy corta, estamos en época de pandemia. ¿Vamos a estresarnos por pequeñeces? Yo creo que no vale la pena, lo tomé por el lado bueno, tenía un mensaje bonito ¿Qué daño puede hacerme un pasacalles?”, cuestionó.

 

Con respecto a las acusaciones señaló que no existió infidelidad y que tampoco destruyó ninguna familia.

 

“Tengo una relación que no tengo por qué ocultar. Mi relación inició posteriormente a la ruptura de su enlace que tenía, legalmente siguen ligados (casados), esa persona (su novio) salió de su casa hace meses y dejó constancia en la comisaría. No hubo infidelidad para nada, pero de repente a algunos les cuesta aceptar lo que pasó, desde su dolor buscan culpables”, indicó.

 

Por último señaló que ninguna mujer le saca el esposo a otra. “La figura de la ‘robamaridos’ es bastante pintoresca, ya me veo alzando a un hombre para llevarle, tengo fuerza pero no tanta”, añadió.

Publicar un comentario