Imputaron a rugbiers que desfiguraron a un chico a las piñas y lo dejaron al borde de la muerte

En las próximas horas, serán imputados los cuatro rugbiers que atacaron a un adolescente de 17 años en una fiesta en la Finca San Vicente de Cámara, de la localidad de Campo Quijano, en la Provincia de Salta tres semanas atrás.

El fiscal de la ciudad de Cerrillos, Federico Gabriel Portal, “abrió decreto de imputación contra cuatro jóvenes, uno de ellos por lesiones leves y los otros tres por lesiones leves en banda”, informaron fuentes judiciales.

El padre del adolescente, Sebastián Aragón, había contado que su hijo fue atacado por cuatro mayores de edad y todos de contextura más grande “porque todos son jugadores de rugby”, y añadió que uno de ellos juega en las selecciones menores de los Pumas.

Aragón también comentó que espera que la Unión Argentina de Rugby tome la decisión de desafectar a los cuatro, pero aún no obtuvo respuesta. 

El joven identificó a sus agresores Juan Cruz Aranda, Tomás Colque, Tomás Russo y Carlos Martearena, el hijo del presidente de la Unión Salteña de Rugby.

¿Qué pasó la noche del 17 de octubre?

Alrededor de las 4:50 de la mañana en la Finca San Vicente de Cámara, en la localidad salteña de Campo Quijano, uno de los cuatro acusados insultó y agredió al adolescente y minutos después, los otros tres implicados lo "cabecearon" y le dieron piñas en distintas partes del cuerpo.

La denuncia fue realizada por la madre del menor, que estuvo internado varios días en una clínica privada con múltiples lesiones. 

Tanto el adolescente como la prima de éste, que se encontraba en el lugar, prestaron declaración testimonial.

La joven, también menor de edad, añadió en su testimonio que cuando se retiraban con su primo golpeado y mientras lo subían a una “traffic” para trasladarlo, Martearena volvió a buscarlo “gritando que lo iba a matar y no los dejaba salir del lugar”.


Publicar un comentario