Detuvieron a tres chilenos que transportaban municiones y ropa de camuflaje en un paso fronterizo no habilitado

La Gendarmería detuvo en las últimas horas a tres ciudadanos chilenos, uno de ellos activista mapuche, cuando transportaban en un auto municiones y ropa camuflada cerca de la frontera con Chile. Tras ser informados del inicio de la causa, se les incautó el armamento, se los liberó y, dos de ellos, fueron expulsados del país.

Fuentes oficiales informaron que las detenciones se concretaron este sábado por parte de integrantes del Escuadrón N°32 Aluminé, cuando controlaron un auto con patente chilena que circulaba por un paso no habilitado del sector del Volcán Batea Mahuida, en el Suroeste de Neuquén y a la altura del paso Icalma del vecino país.

Los detenidos fueron identificados como el guía de pesca Jorge Sven Lagos Arriaga, el argentino-chileno José Alfredo Antillanca Laituqueo y Patricio Nahuelcura Torres, quien “es el más complicado de los tres en Chile”.

Al revisar el coche en el que viajaban, los gendarmes les encontraron: 62 municiones calibre .357, 101 municiones de calibre .22, tres cartuchos de calibre .28 y uno calibre .12, además de otros elementos de interés.

El ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, precisó en su cuenta de Twitter que, “alertada la Justicia, que pertenece al fuero ordinario, Migraciones y Aduana”, se incautaron “las municiones y cartuchos” y se dejó “en libertad a los sospechosos, supeditados a la causa”. Primero se dio intervención al Juzgado Federal de Zapala, quien declinó la competencia.


“La Administradora de Aduana decide la incautación de la totalidad de las mercaderías y los responsables migratorios deciden la expulsión de los ciudadanos chilenos a su país de origen”.

Tuiteó el ministro de Seguridad de la Nación.

Y explicó que, tras la coordinación con autoridades chilenas, se solicitaron “refuerzos a carabineros por seguridad” en el paso fronterizo. También reconoció que uno de los detenidos es “activista mapuche” y que ese sospechoso y Lagos Arriaga “fueron expulsados vía Pino Hachado”.

Sin embargo, Antillanca Laituqueo pidió quedarse en el país y, según Fernández, la Dirección de “Migraciones permitió su permanencia debido a doble nacionalidad”.

Estas detenciones se concretaron luego de que la semana pasada Fernández se reuniera en Buenos Aires con el subsecretario del Interior de Chile, Juan Francisco Galli, para conversar, entre otros puntos, de la violencia que se vive en el Sur de ambos países en torno a las protestas de grupos mapuches.

Galli confirmó este sábado que se reunió con Fernández “para coordinar acciones colaborativas”. 

“Coordinamos avanzar en medidas para enfrentar la violencia y el crimen organizado en la Macrozona sur de Chile y Argentina”.

Indicó el funcionario chileno a través de su cuenta en Twitter.

Es que el Sur de Chile ha experimentado en el último tiempo una ola de violencia con frecuentes ataques a maquinaria agrícola y predios, cortes de carreteras, huelgas de hambre de presos indígenas y tiroteos con víctimas fatales.

Muchos de estos episodios se enmarcan en el conflicto mapuche, que enfrenta al Estado chileno y al principal grupo indígena del país, que reclama las tierras que habitaron durante siglos y que ahora pertenecen en su mayoría a grandes empresas agrícolas y forestales.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, decretó el estado de excepción a mediados de octubre en la zona, lo que en la práctica implica su militarización hasta el 11 de noviembre.

En tanto, en Argentina, en octubre último se han registrado varios ataques incendiarios en diversos puntos de la provincia de Río Negro, fronterizos con Chile, presuntamente perpetrados por grupos que se definen como mapuches. Pero no han sido los primeros ataques que sufre la Patagonia.


Publicar un comentario