Una abogada denunció por violencia de género a un juez de familia

El juez de familia Víctor Raúl Soria recibió por parte de la Justicia de Salta la orden de no acercarse a la abogada Natalia Buira, quien se desempeña como defensora pública, tras haberlo denunciado por violencia de género reiterada. 

Según establece la Justicia a través de su resolución. el  juez de personas y familia N°2, Víctor Soria, incurrió en violencia verbal, psicológica, maltrato reiterado y "ninguneo", durante el trabajo de la defensora oficial con los judiciales.

La sala segunda de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial, lo determinó ante una situación de riesgo para la salud física y psicológica de la defensora oficial, prohibiendo el acercamiento del juez en protección de la víctima.

Fue la abogada Natalia Buira, quien presentó la demanda contra el magistrado por violencia de género luego de recibir varias agresiones verbales en una audiencia.

"Él me había sacado a los gritos de una audiencia porque le dije que tenía que dejar constancia de unos datos y me dijo 'vaya denuncie, haga lo que quiera, pero usted no tiene estatura moral para denunciarme'".

Relató la víctima, Natalia Buira, al medio Cadena 3.

Según expresó la defensora pública, el presidente de la Corte desestimó la denuncia  por violencia de género que la abogada realizó argumentando que "no había inconducta" por parte del juez. 

"Tuve que implementar un mecanismo yo sola para protegerme. Pedí que me acompañe un abogado que trabaja en la Defensoría y que fuera un freno. Lo saludaba a él y a mí me ninguneaba como si fuera transparente".

Describió.

La primera denuncia administrativa se produjo por el hecho de 2018, cuando la abogada asistió al juzgado por una audiencia con una mujer a la que representaba. Según consta en la demanda, en el juzgado se negaron a confeccionar un acta que acreditaba que la mujer había comparecido. Tras reclamar por lo ocurrido, la defensora le advirtió a Soria que haría una denuncia interna, por lo que el juez le respondió a Buira que no tenía la "estatura moral" para denunciarlo y le cerró la puerta.

La defensora relató que la situación culminó con Soria gritando en los pasillos de la Ciudad Judicial.

Según informó el medio El Tribuno, tras esta restricción a Soria, tanto la víctima como el supuesto agresor, deberán redistribuirse las causas en las que estaban interviniendo los dos magistrados. 

El medio local además publicó que en un informe del equipo interdisciplinario de la OVIF (Oficina de Violencia de Género), se advirtió que existen antecedentes de denuncias de exparejas por violencia de género contra Soria.



 

Publicar un comentario