Horror por la muerte de un recién nacido: Le dieron gas de la risa en lugar de oxígeno


Una terrible negligencia ocurrida en Australia dejó en el "ojo de la tormenta" a un nosocomio de aquel país, tras conocerse que un bebé recién nacido murió a causa de que le suministraron el conocido "gas de la risa" en lugar de oxígeno.

Así lo determinó la investigación sobre el fallecimiento de John Ghanem, en julio de 2016 y desde entonces, sus padres (Youssef y Sonya Ghanem) no pararon de investigar hasta que se hiciera Justicia y se explicara cómo y por qué falleció su hijo.

Lo cierto, es que John murió apenas una hora después de nacer cuando los médicos le administraron por error gas de la risa en lugar de oxígeno, según reveló una investigación ante el Tribunal que juzga el caso. Los médicos trataron de ayudarlo a respirar tras nacer en el Hospital Bankstown-Lidcombe en la ciudad australiana de Sidney en julio de 2016.

Sin embargo, un error en el etiquetado provocó el desastre, ya que los tubos de oxígeno y óxido nitroso en uno de los quirófanos habían sido mal etiquetados años antes. Estos fueron conectados a la unidad neonatal sin una revisión adecuada, y la confusión pasó desapercibida durante más de un año hasta que ocurrió una desgracia.

El testigo Stuart Clifton, contratado para investigar lo ocurrido, dijo que el problema fundamental era que no se llevó a cabo el proceso de puesta en servicio adecuado. 

“Se cometió un error, ese error debería haberse detectado". Bastaría.

Según explicó- "una prueba de 90 segundos para detectarlo".

"Ese tipo de error ocurre suficientes veces para señalar a varios instaladores que deben tener cuidado en el momento de la puesta en servicio de que algo se ha conectado incorrectamente”.

Agregó.

Cabe destacar que otra recién nacida, Amelia Khan sufrió daño cerebral por la misma causa, ocho semanas antes de la muerte de John.




 

Publicar un comentario