MADARIAGA: El camionero al que le retuvieron la licencia y le secuestraron el rodado durmió en el Corralón 4 días e iniciará una demanda al municipio

 


 

Walter Héctor Fuentes, es oriundo de Olavarría, y como anticipó CNM realizó una denuncia penal contra miembros de la Patrulla Municipal el pasado domingo por irregularidades en un proceso en el que le retuvieron su carnet profesional, el camión y –según afirma- fue golpeado durante la realización del procedimiento.

 

El conductor se encontraba el viernes sobre su camión con acoplado estacionado sobre calle Mitre para ingresar al Corralón Otero. Paró a las 21 horas, cenó y se acostó a dormir. Horas después le golpearon la puerta, le anticiparon que allí no se podía estacionar y que le labrarían una multa. Hubo discusiones porque sostienen no había cartel que prohibiera el estacionamiento y decidieron avanzar con una prueba de alcohol siendo que Fuentes estaba en calzoncillos y sin manejar desde hacía horas.

 

Le labraron la multa por tener 0.08 de alcohol en sangre pero en los papeles figura 0.8 por lo que violaría la Ley de Tránsito porque se trata de un conductor profesional que sí o sí debe dar 0.

 

Su abogado defensor, David Alejandro Manso, dialogó con CNM y relató lo que vivió su cliente.

 

Llama la atención las falencias. Falsificaron el resultado del etilómetro para perjudicarlo. Le retuvieron la licencia cuando no estaba circulando. Ahora todo el proceso se cayó y le deben restituir todo. Hay 7 funcionarios involucrados en esto. Además presentamos pruebas que fue maltratado y golpeado. Es una persona que hace 30 años no consume alcohol.

 

Para lograr que el Juez de Faltas deje sin efecto las actas se cotejaron datos del rastreo GPS que muestran que el camión no se movió desde las 21 hasta pasada la medianoche cuando un conductor del Corralón subió a la unidad para llevársela secuestrada. Mostraron el ticket del alcoholímetro y el error en los datos del acta final. Así, el control de tránsito se hizo sobre un rodado que no se movía mostrando una falencia en el accionar municipal.

 

“Esperaba para descargar desde las 21. Se acostó a dormir. Le hacen soplar la pipeta y se van hacia el fondo del camión, pasan 15 minutos y vienen con el ticket que dice 0.08. Él nunca vio el resultado y hasta podría haber soplado otra persona”.

 

Manso dijo que hay un “abuso de autoridad” por el lado penal y “daños y perjuicios” en el ámbito civil. Por eso avanzarán por ambas vías porque considera que su cliente fue denigrado al tener que dormir 4 días dentro del camión secuestrado en el Corralón y sin posibilidad de bañarse.

 

Él no es un delincuente. Decidimos con los dueños de la empresa ir hasta las últimas consecuencias.

 

Ante esto pedirán la separación inmediata de todos los agentes que participaron del procedimiento.

Publicar un comentario