Pidió bicicletas para que sus alumnos lleguen a la escuela rural y en 10 minutos las consiguió


Silvana Cuevas es la docente del colegio Juan Lavalle y, entre sus 12 alumnos, hay cuatro hermanitos que para llegar a clases caminan 3 kilómetros en medio de los campos todos los días. Preocupada por esta situación y comprometida en garantizar el derecho a la educación, decidió acudir a la radio FMVox Ucacha, y apelar a la solidaridad de los vecinos. El pedido: conseguir bicicletas para los chicos.

Y grata fue la sorpresa, cuando transcurridos unos 10 minutos de difundida la solicitud, el teléfono de Silvana comenzó a sonar y las bicicletas a aparecer.

“Me sorprendió la reacción. Me esperaba que para el mediodía tener alguna noticia, pero fue en 10 minutos, el teléfono daba continuamente ocupado. Fue impresionante la cantidad de gente que llamó”.

Dijo la docente a Puntal.

Las bicicletas serán para estos hermanos que provienen de una familia de trabajadores rurales. 

“Son hijos de empleados rurales que hace poco llegaron a la zona y no tienen vehículo para movilizarse, y bueno, hay que garantizar el derecho a la educación, y esta fue la forma”.

Agregó Silvia.

Cadena solidaria

El colegio rural está ubicado a 25 kilómetros al sur de Ucacha. Actualmente, son 12 los alumnos que concurren diariamente. Entre ellos, los cuatro hermanos de 5, 10, 12 y 13 años, quienes viven en un campo a 2,5 kilómetros de la institución. 

“Los chicos llegaban caminando, y a la más chiquita la mamá la traía en brazos. Algunas veces otros papás los llevan en sus autos, pero después por cuestiones de horarios y responsabilidades no podían hacerlo”.

Aún así, los chicos no desistían y llegaban antes que la seño Silvana y la esperaban en la puerta del colegio. En los últimos días la situación se comenzó a complicar, y peligraba la continuidad educativa de los chicos. Decidida a no permitirlo, la directora y docente del plurigrado se propuso encontrar una solución.

Fue así que tras consultar a la inspectora, Analía Decarlini, planteó la posibilidad de pedir alguna donación de bicicletas. 

“Solicité autorización y la directora me dijo que hiciera el pedido por radio. Me comuniqué con Gustavo (Perusia, radio FMVox), y en 10 minutos me donaron 6 bicicletas. Dos ya las tengo en casa”.

Relató entusiasmada Cuevas.

Más beneficiados

Al tiempo que rescata el gesto de los donantes: 

“Quienes me donaron las bicis fue la gente más pobre de mi pueblo”.

La necesidad planteada por la maestra era de 4 bicicletas, pero al conseguirse más, las restantes serán entregadas a otras docentes de escuelas rurales próximas que afrontan la misma problemática con chicos que no tienen cómo llegar a clases.

Satisfecha por el logro, ahora espera poder acondicionar las bicicletas y en los próximos días llevarlas al colegio para entregarlas a los chicos. 

“En mi vehículo no puedo, así que voy a pedir ayuda para trasladarlas”.

“Es impensado que en pleno siglo XXI haya chicos que concurran a pie o a caballo a la escuela. Pero esas son las cosas que tiene la ruralidad y que se desconocen”.

Asumió la docente.

En el colegio, la docente es personal único y se encarga de impartir clases en un plurigrado a 12 alumnos, cinco de los cuales son de nivel inicial, y siete cursan distintos grados del primario.

Silvana Cuevas destacó y agradeció el gesto de quienes donaron las bicicletas. También lo hizo con el medio que permitió el difundir el mensaje.




 


Publicar un comentario