(VIDEO) Juntaron plata de las propinas y le compraron una moto a cocinero que caminaba 28 km para ir a trabajar


“¿Me pasás el video que mi mujer no me cree?”.

Le pidió Walter Fortino (46) a uno de sus compañeros de trabajo al ver la cara de asombro que puso ella cuando llegó a su casa, este jueves por la tarde, con el casco puesto y manejando una moto luego de haber salido “a pata” por la mañana.

En la filmación en cuestión se veía en el momento exacto en que el cocinero era sorprendido por los mozos y los encargados de la parrilla Don Florencio, en San Martín de Los Andes, con un impensado regalo de cumpleaños que le cambió la vida por completo y que lo hizo emocionar hasta las lágrimas.

A pesar de que todos los involucrados lo vivieron como un acontecimiento privado y luego intercambiaron algunas fotos por el grupo de WhatsApp laboral, el video alcanzó una popularidad inusitada en Twitter y las redes estallaron con cálidos mensajes hacia el protagonista.

La encargada de dar a conocer la historia fue Jane, la mujer de Walter. 

“Se acuerdan que les conté que mi marido que es cocinero en Don Florencio caminaba o bicicleteaba al laburo todos los días 7 km ida 7 km vuelta x q no hay colectivos a la noche? Resulta que los compañeros juntaron la propina del verano e hicieron esto!!!”.

Tuiteó orgullosa su esposa junto al video en cuestión.

Allí quedó plasmada la reacción de Walter, que al salir de la cocina por el llamado de uno de los encargados se encontró con una moto negra y plateada camuflada entre globos y al lado de una pequeña torta.

“Te la mereces toda, de parte de todos tus compañeros de laburo”.

Se lo escucha decir a uno de ellos mientras Walter se tapa la cara para que nadie viera que no podía contener el llanto de la alegría.

En la publicación, Jane relató más detalles del emotivo regalo: 

“Llegó a la casa, me mostró el casco y dije ‘qué bien, más protección para andar en la bici’. Me dijo que saliera, vi la moto y nos largamos a llorar”.

A pesar de que Walter “es el nuevo” de la parrilla, en menos de dos meses supo ganarse el cariño y el respeto de todos sus pares por su humildad, amabilidad y bonanza.

“El encargado me engañó para que dejara la cocina. Me dijo ‘andá a buscar la mercadería a la camioneta de mi viejo’ y cuando salí me encontré con la sorpresa. Jamás se me cruzó por la cabeza que podía pasar algo así. Se portaron de 10 conmigo. Son un capos, son todos pibitos con un corazón enorme”.

Relató Walter.

En plena temporada, el cocinero trabaja doble turno. La parrilla abre sus puertas desde las 12 hasta las 15.30 y desde las 20 hasta las 23.30, y Walter tenía que hacer caminando o pedaleando el trayecto de 7 km que separan el centro de la ciudad con su casa, situada en la localidad de Valle Grande.

“La pregunta que le hacíamos todos era por qué no ahorraba algo de plata para comprarse aunque sea una bicimoto y así evitarse una hora de pérdida de tiempo cada vez que tenía que ir o venir del centro. Y él respondía que prefería gastarla en el bienestar de su hijas. Walter es un tipazo”.

Señaló Valentín, encargado y dueño de Don Florencio.

Consultado al respecto, el cumpleañero se sinceró: 

“Nunca alcanza la plata y más en estos tiempos tan complicados. Incluso, la bici que estaba usando me la había regalado ‘entre comillas’ un vecino porque yo le dije que la aceptaba solo si era a modo de préstamo”.

Al parecer, el hombre también quiso aportar su granito de arena para darle una mano al querido Walter, al que veía llegar todos los días caminando cerca de las 2 de la madrugada a raíz del paro de colectivos que afecta a la ciudad desde hace casi un año. 

“Me quiso ayudar para salir del paso porque llegaba a casa cerca de las 2 de la mañana y muy cansado después de una hora de caminata”.

Admitió.

El ideólogo de juntar la plata para comprarle la moto a Walter fue Joaquín, el hijo menor del dueño de la parrilla que también se desempeña como encargado. 

“La idea fue de mi hermano pero el resto de los ochos compañeros aceptaron rápidamente. Somos un grupo muy unido, muy lindo y familiero. Y como justo se venía el cumpleaños de Walter, la idea salió redonda”.

Recordó Valentín.

En total juntaron $35 mil, la mitad de lo que costó la moto usada. El resto lo puso el dueño de la parrilla, que fue uno de los primeros en sumarse a la iniciativa sin ningún tipo de condicionamiento. 

“Mi viejo se ofreció a poner lo que faltaba y mi hermano se encargó de buscar una moto que esté en condiciones para regalarle”.

Detalló Valentín. Y contó que su hermano fue quien se encargó de emprolijarla: 

“La lavó,la lustró y le cambió el asiento. La dejó impecable, parecía nueva”.

El video, que tiene más de 8 mil retuit y casi 60 mil “me gusta”, generó comentarios de todo tipo y la mayoría remarcó el desmedido gesto de compañerismo hacia una persona que se supo ganar ese respeto.

Y Walter, con su problema ya resuelto, solo piensa en el resto de los gastronómicos que deben seguir lidiando con el paro de colectivos. 

“No todos van a tener la suerte que tuve yo, por eso pido que las autoridades se pongan las pilas y resuelvan el problema porque no se puede vivir de la solidaridad de la gente”.

Expresó con preocupación y haciendo una llamado de atención aprovechando la popularidad exprés que le dieron las redes sociales.






Publicar un comentario