Una mujer de 30 años está grave por sobredosis de éxtasis en fiesta electrónica


Una mujer de 30 años sufrió una sobredosis de éxtasis en una fiesta ilegal de música electrónica, en la que había 1200 personas, realizada en un predio en las afueras de Armstrong, a 90 kilómetros de esta ciudad, donde quedó internada, en grave estado.

Ante esta situación, Diego Llumá, subsecretario de Seguridad Preventiva de Santa Fe, realizó una denuncia judicial al considerar que los organizadores del evento, que contó con la participación del DJ británico Nick Warren, tenía "una habilitación trucha" del municipio de esa ciudad.

Llumá explicó: 

"Ese lugar no tenía habilitación porque el permiso municipal con el que contaban va en contra de los decretos que regulan el distanciamiento social".

"Se vendieron 1200 entradas. La habilitación 'trucha' que otorgó el municipio era para 800 personas. Nos enteramos de esta situación con anticipación, 24 horas antes, porque los organizadores tuvieron la desfachatez de contratar servicios de policía adicional para una fiesta electrónica que contraviene todas las regulaciones sanitarias para la contención del Covid".

Sostuvo el funcionario.

El gobierno de Santa Fe realizó la denuncia penal cuando en el Ministerio de Seguridad se enteraron de que los organizadores de la fiesta querían contratar policías para que prestaran servicios de vigilancia. Pero desde la Fiscalía dilataron la clausura y la fiesta se llevó adelante. "Es una locura lo que permitió el municipio de Armstrong", señalaron fuentes del Poder Ejecutivo provincial.

A las 3.25 de la madrugada del sábado, Lara, de 30 años, oriunda de la localidad de Villa Muguetta, fue llevada a un hospital de la zona con síntomas de sobredosis. Debió ser trasladada a otro hospital, en Cañada de Gómez, ante la gravedad de su cuadro clínico, y más tarde se la derivó a Rosario.

"Los toxicólogos que revisaron a mi hija dijeron que lo que consumió fue 'una bomba'. Le dieron algo como para matarla", aseguró el padre de Lara, la joven que sufrió la sobredosis.

Lara, oriunda de Villa Mugueta, se encuentra internada en el sanatorio de la Mujer de Rosario, en estado muy delicado. La mujer consumió sustancias que la descompensaron y la hicieron entrar en estado de coma.

Las primeras atenciones las recibió en el Hospital Samco, de Armstrong. Luego fue derivada a un centro médico de Cañada de Gómez y en las últimas horas fue trasladada al Sanatorio de la Mujer de Rosario, donde permanece internada en estado muy grave.

"Mi hija está en estado muy delicado. Está luchando por su vida. Ella fue a esa fiesta invitada por alguien que ahora debe estar muy tranquilo en su casa".

Sostuvo Marisa, la madre de la paciente, a radio LT8. 

"Mi hija entró en coma. Me contaron que la encontró un muchacho. Estaba tirada en el suelo, rodeada por tres patovicas. Ese hombre brindó la primera asistencia, pero Lara ya estaba en coma, prácticamente sin signos vitales".

Agregó Marisa.

En una fiesta electrónica que se hizo en 2017 en Pueblo Esther, a 30 kilómetros de Rosario, una chica de 20 años murió de sobredosis por consumir drogas sintéticas. Esa joven, Giuliana Maldovan, murió por una "hemorragia generalizada", según los médicos.





Publicar un comentario