Operarios de Edesur fueron increpados, huyeron y abandonaron su camioneta


Una tensa situación se vivió el martes 23 de febrero cuando dos empleados de una cuadrilla de Edesur fueron increpados por vecinos en la zona rural de Gobernador Udaondo. 

Al ver que se iban sin reparar un desperfecto en la red de suministro, los vecinos los persiguieron y los interceptaron a varios kilómetros, provocando la huida de los técnicos, que dejaron abandonada su camioneta en el Camino de Gasoducto.

Ese mismo día se dirigieron a la Comisaría 1ra. donde radicaron una denuncia por robo del vehículo, una Toyota Hilux 4x2 patente OIG 730, que sin embargo en todo momento permaneció estático en el lugar donde fue abandonado, custodiado por efectivos del Destacamento de Udaondo.

Ahora bien, ¿cómo se originó el conflicto? La zona rural de Udaondo sufría dos días consecutivos sin servicio eléctrico. Al atardecer algunos habitantes de los campos cercanos al pueblo observaron al personal de la cuadrilla revisando el cableado. De pronto la camioneta emprendió el regreso hacia Cañuelas, sin reparar el desperfecto.

“Tres personas de un campo se acercaron en una Ford Ranger para saber por qué se iban, les hicieron señas de luces y ahí empezaron a escaparse. Los corrieron varios kilómetros, los alcanzaron, los obligaron a frenar y les exigieron explicaciones. Uno de los empleados se hizo el canchero y respondió ´Yo no estoy para levantar fusibles´. Ahí uno de los vecinos se enojó y lo empezó a increpar a los gritos. Del susto los dos empleados se terminaron yendo y dejaron la camioneta abandonada”.

Contó a InfoCañuelas un testigo tangencial del incidente.

Los dos empleados, domiciliados en Monte Grande, se dirigieron a la Comisaría de Cañuelas donde declararon que habían sido atacados a golpes de puño y que los agresores les habían robado la camioneta, perteneciente a la empresa Edesur.

“Nadie les robó el vehículo y nadie los golpeó, eso es totalmente falso y disparatado. Se fueron y dejaron la camioneta abandonada. De hecho nunca se movió de donde la dejaron, un patrullero la custodió durante toda la noche y esta mañana llegó el personal de la Científica para hacerle pericias”.

Replicó el vecino consultado. 

La misma fuente consideró “lamentable” que se produzcan estas situaciones de enojo hacia el personal, producto de los reiterados y prolongados apagones que sufre la zona.

“Ya estamos cansados porque hemos tenido cortes de 10 o 15 días. Cerca de Udaondo hay un palo tirado desde hace un mes y no lo arreglan. A veces vemos que la cuadrilla viene, boludean y se van sin arreglar porque dicen que ese problema le compete a otra cuadrilla. Entonces elevan un informe, pasan 7 mil horas y viene otra cuadrilla a ocuparse del tema pero por ahí tampoco arregla porque resulta que la cuadrilla anterior no había revisado bien y era un tema de la otra. En el medio se nos pudre la comida que tenemos en el freezer, que cuesta fortunas, y gastamos una enormidad de combustible en el grupo electrógeno. Eso sí: a fin de mes viene la factura de Edesur como si tuviéramos luz”.

“Esta situación se tiene que terminar. Edesur debe enviar un equipo de trabajo que esté capacitado y facultado para manejar cualquier situación. No puede ser que haya una cuadrilla para baja tensión, otra para media, otra para alta y otra para levantar los fusibles. Tienen una guardia para cada problemática. Basta. Queremos una guardia que trabaje como corresponde”.

En cuanto a la denuncia formulada por los empleados, recayó en la UFI 1 del Dr. Lisandro Damonte, quien en forma provisoria la caratuló como “Averiguación de ilícito”.

Fuentes oficiales revelaron que en los próximos días se citará a los involucrados en el conflicto y a testigos para clarificar lo sucedido. En caso de que se constante que no existió un apoderamiento del vehículo por parte de terceros, se podría iniciar una nueva causa por “falsa denuncia”.


 


Publicar un comentario