MAR DEL PLATA: Rugbier amenazó al joven que fracturó en Playa Grande: :“Retirá la denuncia o te pego un tiro”


El joven que en noviembre de 2019 fue golpeado en el piso por el rugbier que fracturó a un amigo en una fiesta en Pinos de Anchorena por lo que estuvo apenas veinticuatro horas detenido, le pidió a la Justicia una restricción de acercamiento de Mateo Moix sobre su persona por el delito de coacción. En el escrito sostuvo que el joven lo amenazó con pegarle un tiro si no retiraba la denuncia por los hechos ocurridos en Playa Grande hace 14 meses.

La causa por el ataque que Moix y otras cuatro personas –una de ellas menor de edad- cometieron el 29 de noviembre de 2019 se tramita en la Unidad Fiscal de Instrucción 4 e incorporará en los próximos días las declaraciones de los acusados del delito de lesiones graves. La demora en la misma obedeció a que tres de los imputados no tenían abogado y durante la pandemia la defensa oficial no participaba de audiencias que tuvieran a los imputados en libertad.

Si bien desde ese brutal ataque Ignacio Ravanal no había vuelto a cruzarse con los agresores, el 8 de enero pasado coincidieron en una cervecería en la calle Alem. 

Según la denuncia, cerca de la una de la madrugada Moix le recriminó la acción penal presentada en su contra, lo trató de cagón y le dijo que con el arma que tenía en el auto le iba a pegar un tiro si no retiraba la denuncia.

Acompañado por dos amigos Rabanal se retiró del lugar para evitar problemas mayores y decidió presentar la denuncia al considerar que la amenaza era seria, grave y de posible realización. 

“El detalle de que tiene un arma de fuego en su auto implica un mayor grado de veracidad en sus dichos".

Sostuvo en el escrito que se presentó para pedir la restricción.

El abogado Marcos Bouzas en representación del agredido le explicó a este medido que desde la Fiscalía General derivaron la presentación a la Unidad Fiscal de Instrucción 7 a cargo de Leandro Arévalo. 

“Nos explicó que correspondía hacerlo en la fiscalía que investiga el ataque original por lo que se lo reenvió a la fiscal Andrea Gómez”.

Dijo.

En la presentación el profesional agregó que el 25 de enero su cliente volvió con algunos amigos a ese establecimiento y que ambos grupos se agredieron verbalmente, que Ravanal se mantuvo al margen debido a los conflictos previos que había tenido y que el resto de las personas volvieron a tomarse a golpes de puño.

Bouzas pidió que se llame a declarar a los testigos de la amenaza y que se solicite a la cervecería la entrega de los registros fílmicos obtenidos por sus cámaras de seguridad ubicadas interna y externamente, en relación a los días 7 y 8 de enero.

A diferencia de ese ataque que protagonizó junto a otras personas en la zona de Playa Grande, el hecho por el que estuvo detenido apenas veinticuatro horas Mateo Moix lo cometió en soledad durante una fiesta clandestina y tuvo como víctima a un amigo al que conoce desde hace más de una década.

El imputado fue detenido una semana más tarde y tras negarse a declarar quedó en libertad para aguardar el avance de la causa que al igual que la primera está calificada como lesiones graves.




Publicar un comentario