MACABRO: Mató a su vecina, le arrancó el corazón, lo cocinó "con papas" y se lo dio de comer a su familia


Hay historias de esas que parecen sacadas de una película de terror, como esta que tuvo lugar en la ciudad de Chickasha, en el estado norteamericano de Oklahoma.

Efectivos de la Policía local ingresaron a la casa de Andrea Lynn Blankenship el pasado 12 de febrero y se encontraron con una macabra postal: un cuerpo apuñalado y un pecho mutilado.

Lawrence Paul Anderson (42), el asesino, admitió ese mismo día haber irrumpido en la vivienda de la mujer. Asimismo, confesó haberla asesinado, también quitarle el corazón y llevárselo a su casa tío para cocinarlo.

"Cocinó el corazón con papas para alimentar a su familia y liberar a los demonios".

Manifestó un agente de la Oficina de Investigaciones del Estado de Oklahoma a un juez en una solicitud de orden de registro, precisó The Washington Post.

Masacre en Oklahoma

La obra de muerte y horror no se detuvo ahí, el perturbado sujeto también está imputado por la muerte de su tío y a la nieta de este, una menor de tan solo 4 años. 

Anderson fue acusado en los últimos días de tres cargo de asesinato en primer grado y dos delitos graves de asalto y agresión con un arma mortal y mutilación, según reflejan los registros judiciales.

Al chacal se le negó la fianza el martes y no está claro si finalmente fue declarado culpable. Desde el departamento de la Policía de Oklahoma aún no logran descifrar cuál fue el móvil de estos crímenes.

La policía se enteró por primera vez de los crímenes el 9 de febrero, cuando recibió una llamada al 911 de alguien dentro de la casa de Leon Pye, el tío de Anderson de 67 años, manifestaron desde la Oficina de Investigaciones del Estado de Oklahoma en un comunicado de prensa.

El asesino se había estado quedando con Leon y su tía, Delsie Pye, de 64 años, después de que el gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, conmutara su sentencia de 20 años de prisión. Fue puesto en libertad el 18 de enero después de cumplir un poco más de tres años de prisión, según los registros judiciales.

Esta persona llamó a los uniformados y luego colgó rápidamente. Una vez que llegaron a la casa, la policía escuchó que alguien gritaba pidiendo ayuda y luego encontraron muertos a Leon Pye y a su nieta de 4 años, Kaeos Yates, que estaba de visita por el día. Su esposa, Delsie, quedó mutilada con heridas de arma blanca en ambos ojos, informaron los medios locales.

La declaración que terminó de hundir a Anderson

Delsie y Anderson, quienes también resultaron heridos, fueron trasladados a un hospital para recibir tratamiento. Mientras estaba detenido en el hospital el 12 de febrero, el chacal admitió haber matado a Blankenship, de 41 años, manifestó la policía.

El criminal dijo que había caminado hasta su casa y usó su hombro para golpear la puerta trasera y abrirla. 

Luego la apuñaló fatalmente y "le cortó el corazón". No conforme, caminó hasta la casa de sus tíos, donde lo cocinó y trató de obligarlos a comerlo antes de atacarlos, informó el Oklahoman.



Publicar un comentario