El policía asesinado en un robo "se quería ir a vivir a Santa Clara del Mar por la inseguridad"


Tras la muerte del suboficial retirado de 66 años, Alfredo Poggetti, la indignación se hizo presente en los vecinos y familiares de la víctima en el barrio de Barracas, y su ex yerno sostuvo que tenía pensado jubilarse para “abrir un puesto en Santa Clara del Mar” y vivir cerca de la playa lejos de la inseguridad.

Fuentes policiales informaron que el suboficial retirado había llegado junto a su esposa a la puerta de su vivienda a bordo de un Volkswagen Fox negro, cuando fue sorprendido por cuatro asaltantes armados que quisieron ingresar por la fuerza a la propiedad.

En medio del forcejeo, Poggetti habría sacado un revólver calibre .38 que portaba y con el que habría intentado defenderse, pero los ladrones efectuaron al menos tres disparos, uno de los cuales impactó en su cabeza y le produjo la muerte casi al instante.

“Es el abuelo de mi hijo el que resultó fallecido esta noche. Su hijo es gerente de sistemas de América, así que, a toda la familia del canal esto nos ha invadido. Es una situación increíble. Yo nací en este barrio, en Barracas, crecí y me crie acá, que era el lugar más lindo para vivir, pero ahora la violencia y la delincuencia están haciendo estragos”.

Explicó Beto Starck, ex yerno de la víctima.

Señaló que él ha “cubierto muchos secuestros y asesinatos” e incluso ha “ido a zonas del Conurbano donde suele haber mucha delincuencia”, pero remarcó que este hecho ocurrió “en pleno corazón de Buenos Aires, a tres minutos de Puerto Madero”.

Además, destacó que su familiar “era retirado de la Policía Federal, un excelente hombre, de bien, de ley y de justicia” que “siempre estaba atento a todo lo que pasaba a su alrededor, por lo que era muy difícil que se ‘duerma’, en el sentido de no ver” el peligro.

Fin de un sueño

“Venía de estar con su mujer y su nieta. Dijo ‘llego a casa y los llamo’. Eran las 20:05. Estacionó a mitad de cuadra, siempre atento a que no viniera nadie y, como se dice en la jerga, le ganaron adelante de su esposa Liliana. Esto es increíble, que nos toque tan de cerca y tener que explicarle a mi hijo de 13 años que a su abuelo no lo va a ver más”.

Agregó.

Además, el hombre recordó que hace poco Poggetti regresó de “unas vacaciones hermosas” con uno de sus nietos (tenía tres, llamados Vito, Milo y Olivia) y reveló que, “por la inseguridad” que hay en Barracas, “se quería jubilar y abrir un puesto en Santa Clara del Mar” para vender sándwiches y vivir cerca de la playa, pero lamentó que “se pusieron tres personas en frente, lo empujaron y lo mataron”.

“Cuando yo llegué acá, tuve que sostener a toda la familia. Me tuve que poner frío y recién, por lo que estoy escuchando, hay dos personas, una de ellas es una mujer, que fueron registradas por las cámaras de seguridad. No sé si estaban detenidas, pero lo que sí sé es que cuando estaba entrando Alfredo, no sé de dónde salieron pero le empujaron la puerta. Él trabó y ahí no sé si quiso sacar su arma reglamentaria o si le dispararon primero para después querer robarle”.

Relató Starck.

Por último, el hombre explicó que cerca del lugar del crimen se ubica “una peluquería donde había clientes y justo cuando uno de ellos estaba saliendo escuchó los disparos, quiso seguirlos (a los delincuentes), pero se le rompió el auto en la desesperación”.



Publicar un comentario