(VIDEO) La fiesta clandestina en una comisaría de París : Bailando “La Macarena” y sin distancia social


Al menos dos docenas de policías franceses afrontaban sanciones disciplinarias por celebrar una fiesta en una comisaría en la que fueron grabados bailando “La Macarena” e incumpliendo varias normas para combatir el coronavirus.

Los participantes en la fiesta en el suburbio parisino de Aubervilliers recibieron orden de presentar reportes sobre sus acciones.

“Se tomarán sanciones administrativas contra los participantes”.

Dijo la prefectura en Twitter, un mensaje transmitido por el ministro del Interior, Gerald Darmanin, en su propia cuenta.

Las fiestas y otras reuniones están prohibidas en todas las instalaciones policiales. También se exigen el uso de mascarillas y el distanciamiento social, y se ha limitado el número de personas que pueden estar en una sala para reducir los contagios, indicó el portavoz.

En un video del incidente compartido por el medio Loopsider se ve a varias personas bailando y cantando a corta distancia, sin mascarillas y en una sala abarrotada. Según el medio, la fiesta se realizó el 22 de enero para la despedida de un teniente.



El video rápidamente se volvió viral en Twitter, y muchos denunciaron el doble rasero de aquellos destinados a garantizar el cumplimiento general de las normas de salud de la nación.

El toque de queda en Francia comienza a las 6 de la tarde y prohíbe efectivamente cualquier tipo de fiesta o reunión después de esa hora. La policía ha tenido la tarea de garantizar que se cumplan las estrictas normas, y se ve bajo escrutinio por los abusos policiales cometidos en protestas violentas y en controles de identidad.

Se han entregado miles de multas a quienes infringieron las reglas, incluidos los organizadores de fiestas ilegales.

Cuando se le preguntó si era posible organizar fiestas de despedida, un oficial de policía de la estación en cuestión le dijo a Loopsider que “está prohibido”.

“No hacemos momentos de convivencia”.

Dijeron, y agregaron que los empleados practicaron un estricto respeto a las recomendaciones generales de salud en todo momento, al igual que el resto de la población en general.

“El hecho de que seamos una estación de policía no significa que haya una diferencia entre nosotros y el resto de la población”.

Dijeron.

Sin embargo, en las redes muchas personas dudaron de la sinceridad de esa declaración.

Resumiendo gran parte de la reacción en Twitter, un usuario dijo: 

“El problema no es que festejen, el problema es que son ellos quienes hacen cumplir las reglas, prohibiendo que otros hagan lo mismo mediante multas. Aquí hay egoísmo”.

Otro agregó: 

“¡Qué ejemplo para dar! No tienen más credibilidad”.

No es la primera polémica que involucra a la policía de Aubervilliers. En noviembre, un video de migrantes obligados a deambular por las calles de este suburbio de París seguidos por la policía para evitar que instalen sus tiendas de campaña había levantado una ola de indignación de asociaciones que condenaron una acción “inhumana”.


Publicar un comentario