PINAMAR: Varios autos, comercios y balnearios resultaron dañados por ráfagas de viento de 85 km/h



Con ráfagas de viento de unos 85km/h el centro de Pinamar se volvió un caos en cuestión de segundos. Los turistas y comerciantes encerrados en locales y los automovilistas haciéndole frente a ramas y pinos completos que caían.

 

La zona de Bunge e Intermédanos fue de las más afectadas. Un rango que va desde el Hotel del Bosque hasta el Polideportivo parece ser la zona que más sufrió esos 10 minutos de tormenta.

 

Un auto Audi fue literalmente aplastado y nadie resultó herido porque estaba estacionado y vacío. Una camioneta de una papelera que circulaba hacia Madariaga sobrevivió a la caída de un árbol. Quedó tapada por las ramas y su conductor, Fermín Gómez, salió ileso.

 


Los bomberos y Defensa Civil no sabían por dónde arrancar. El municipio colocó palas cargadoras para limpiar todo la zona de ramas y pinochas.

 

El local del bar Pink también tuvo roturas. Una rama salió despedida y quedó en su techo rompiendo parte de la mampostería y cartel comercial.

 

El balneario Mirasoles fue donde más se pudo apreciar a las trombas marinas que se repetían unas tras otras en el agua y en la arena. Carpas y reposeras volaron por el aire mientras los empleados se encerraban en el sector más seguro del balnerario.

 

Cuando lograron salir las ventanas habían sido arrancadas.

 

Pinamar tuvo su jornada más dura de lo que va en este 2021 en materia climatológica con la caída de unos 110 milímetros de agua y ráfagas que emularon a un tornado.

Publicar un comentario