$250 mil por un sicario a plena luz del día: La trama detrás del brutal asesinato de una abogada pionera del matrimonio igualitario


Verónica Dessio, de 49 años, quien trabajaba en la Mesa de Entradas de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, fue una pionera: en 2010 logró junto a su pareja que el Tribunal Oral en lo Criminal II de esa ciudad hiciera lugar a un amparo para que el Registro Civil les permitiera tomar un turno para unirse en matrimonio. 

Un mes antes de que se sancionara la Ley de Matrimonio Igualitario y tras nueve años de relación, Dessio logró casarse en La Plata con su entonces novia Carolina Pérez el 25 de junio de 2010, convirtiéndose así en el primer matrimonio entre mujeres celebrado en un Registro Civil de la provincia de Buenos Aires.

En vísperas de la última Nochebuena, Verónica fue hallada muerta en su casa, brutalmente asesinada.

Desde el comienzo no parecía un robo. La intención del asesino de matar era evidente. Fue Pérez, de quien la víctima ya estaba separada, quien encontró el cuerpo en su casa del barrio Villa Elvira, en las afueras de La Plata, tendido sobre una gran cantidad de sangre con un corte profundo en el cuello y heridas de arma blanca en la espalda y el resto del cuerpo. Estaba casi decapitada.

Dessio y su ex habían llegado a un acuerdo convivencial por el cual Dessio aún vivía en un quincho de la parte trasera de la casa ubicada en la calle 5 bis entre 636 y 637. Tenían además un niño en común que no estaba en la casa al momento del hecho.

Hoy, menos de dos semanas después, la fiscal Ana Medina de la UFI N°1 de la capital provincial logró dos detenciones cruciales, con procedimientos a cargo del gabinete de Homicidios de la DDI de La Plata, según confirmaron fuentes policiales.

La hipótesis es bestial: un crimen por encargo con un precio de 250 mil pesos.

La autora intelectual: Ivana M., quien sería la actual pareja de Pérez.

Ivana M., empleada hace al menos ocho años de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense, fue señalada gracias a inteligencia criminal recolectada por la Bonaerense. Fue aprehendida ayer en su casa de la calle 27, donde se le secuestraron celulares, una tablet, más de 6 mil dólares. En todo caso, fue cuestión de seguir el rastro.

Las primeras pruebas llegaron poco después del crimen. El 28 de diciembre, las cámaras de seguridad de la zona captaron a un hombre cerca de la casa de Villa Elvira con guantes, barbijo, un periódico bajo el brazo, posiblemente para ocultar el arma homicida. 

Ese hombre, que fue visto con una pequeña moto con acoplado, fue identificado como Jorge A., de 58 años, vecino de la zona de San Lorenzo. Lo allanaron ya en diciembre: estaba la vieja Siambretta con la que fue visto en cámaras de seguridad, junto a dos cuchillas y dos celulares.

Se cree que fue supuestamente contratado por un precio de 250 mil a través de un intermediario local, también de la zona de San Lorenzo, apodado “El Gringo”, que todavía no fue arrestado.


Publicar un comentario