El Obispo Mestre calificó al aborto como “una falta de respeto al derecho a la vida”

 

 

Fue durante la Misa de ordenación del sacerdote oriundo de Madariaga Juan Pablo Arrachea que se desarrolló en la catedral marplatense.

 

En ese contexto el obispo manifestó: “Estamos en las puertas de la celebración de la Navidad y concluyendo este año 2020 marcado por la pandemia y sus consecuencias. Estamos ante la gracia del nacimiento del Salvador que contrasta tan dolorosamente con la falta de respeto al derecho a la vida que se quiere imponer en nuestra Patria con la legalización del aborto”.

 

En el marco de una ceremonia presidida por el obispo, acompañado por los sacerdotes de la Diócesis, fue ordenado sacerdote el diacono Juan Pablo Arrachea. La Misa se realizó en la iglesia Catedral y fue transmitida on line por las redes sociales del obispado.

 

El obispo, por la imposición de sus manos y la oración consecratoria, confirió el Orden del Presbiterado al diácono Juan Pablo.  La Misa de Ordenación se realizó siguiendo los protocolos, con la presencia de familiares, amigos, fieles de la diócesis de Mar del Plata, Buenos Aires y La Plata, y parte del Clero de nuestra diócesis.

 

“En este marco de fe y esperanza, en este marco de incertidumbre y realismo, como Iglesia particular de Mar del Plata celebramos con alegría la ordenación presbiteral del diácono Juan Pablo Arrachea. Una ordenación presbiteral nos habla de Jesús el Buen Pastor y del pastoreo de Dios. Nos habla de la pastoral y del pastoreo de la Iglesia en todos los tiempos. Nos habla del pastoreo del nuevo pastor que tendrá nuestra Diócesis dentro de unos instantes. Por eso, en esta homilía, quisiera concentrarme en la imagen del pastor acompañada de tres palabras que dan contenido a los tres puntitos que comparto: Cristo, José, Sueños”, apuntó el obispo en la homilía.

 

Como conclusión, el obispo agradeció “de corazón a todos los que te han formado”. “Tu familia, tus amigos y la comunidad del Sagrado Corazón de Madariaga. Me concentro en tus papás Vero y Pablo y tu hermano Tomás. Agradezco al padre Hernán David y a la parroquia Santa Rita, gran comunidad de muchas comunidades, que en este año han aportado mucho para la maduración del corazón pastoral de Juan Pablo. Agradezco al Seminario San José de la Plata, al padre Andrés Magliano su rector y al padre Luis Albóniga como responsable de los seminaristas de Mar del Plata, el tiempo dedicado para la formación de todos los futuros pastores”, finalizó el padre obispo.

Publicar un comentario