MADARIAGA: Condenaron a 5 años y medio de prisión a un hombre que robo en un campo en 2019

 

 

Se trata de Juan Ramón Sequeira, de 49 años, quién perpetró el robo en el establecimiento “Medaland” en enero de 2019 y resultó apresado, luego de diversos allanamientos en el Gran Buenos Aires a principios de febrero de ese año.

 

Sequeira, oriundo de la provincia de Chaco, fue hallado culpable por el delito de robo agravado por haberse cometido en despoblado y en banda con privación ilegal de la libertad agravada y recibió una pena de 5 años y medio de prisión.

 

El fallo fue dictado por la Dra. Analía Graciela Avalos como Juez unipersonal del Tribunal en lo Criminal nº 2 Departamental.

 

El juicio fue de trámite abreviado, y la magistrada logró comprobar – mediante una huella dactilar- que el hombre estuvo en el establecimiento rural de cercanías de la Ruta 11 acompañado de otros malvivientes que nunca fueron capturados.

 

Para acceder simuló tener que realizar una notificación judicial a la propietaria, a quien cuando la tuvo ante él amenazó con un arma de fuego, le dijo que se trataba de un robo y le sujetó las manos y pies con precintos al igual que a dos empleados, tras lo cual sustrajeron el dinero que ellos tenían (dólares y pesos), un teléfono celular, una pistola antigua de fabricación española, dándose a la fuga en la camioneta Toyota de la dueña del establecimiento, rodado que abandonaron en el sector de ingreso al establecimiento rural.

 

En la denuncia la damnificada señaló que el puestero le había avisado que unas personas requerían su presencia por una notificación de un Juzgado de Dolores, que al estar ante ellos le hicieron firmar una cédula que traían y que tenía un sello tipo medalla ovalado, resaltando que al reclamarle que le entregaran copia de lo que había firmado el sujeto había sacado un arma de la cintura y le había dicho que era un robo, tras lo cual los habían sujetado de manos y pies tanto a ella como a dos empleados, indicando también que se había podido desatar, y que el sujeto entonces le había puesto la pistola en la cabeza. Describió a ambos por sus características físicas, señalando que el robo había sido perpetrado mientras un tercer individuo esperaba en el auto en que habían llegado.

 

Funcionarios de Policía Científica recogieron muestras en el interior de la vivienda, pudiéndose hacerlo con rasgos papilares en un vaso de vidrio, los que volcados al Sistema AF1S perimieron determinar que correspondían al dedo medio y pulgar de la mano derecha de Sequeira.

 

Durante el allanamiento practicado en su domicilio de Berazategui, los policías pudieron advertir el momento en que un familiar del imputado arrojaba un envoltorio por una ventana, en cuyo interior al ser incautado se secuestraron 2.800 dólares.

 

Por su parte en las diligencias de reconocimiento fotográfico, tanto la propietaria como sus empleados reconocieron a Sequeira como una de las personas que habían perpetrado el robo, señalándolo como que se trataba de quien empuñaba el arma.

 

La Defensa había cuestionado los agravantes señalados en la calificación, indicando la Juez que el robo se había cometido en un establecimiento rural, y que el hecho que la vivienda principal se ubicara cerca de la casa del puestero en nada modificaba la condición de “despoblado”. En cuanto a que se trataba de una “banda”, señaló que su existencia se había probado con la circunstancia que en el vehículo había un tercer individuo. Respecto a la “privación de libertad”, la Defensora oficial había argumentado que no podía considerarse violencia el uso de precintos para sujetar a las víctimas, ya que éstas no habían sido lesionadas. Sin embargo la Juez lo refutó, al considerar que la denunciante había sido trasladada al Hospital de Villa Gesell en estado de shock y por las lesiones que presentaba.

 

Publicar un comentario