MADARIAGA: No compartir el mate para evitar contagios

En Argentina, el mate es lo que más se consume después del agua, pero más que una infusión, una bebida, es un elemento cultural que conecta a todos los argentinos, no distingue zona, edad, sexo, clase social.

En ese sentido, el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) declaró que actualmente, tanto a nivel mundial como nacional, se atraviesa una situación sanitaria muy especial que requiere ciertos cuidados en la manipulación de los utensilios que usamos para cocinar y alimentarnos.

“El mate, no es la excepción, y así como no hay que compartir los cubiertos o los vasos, es muy importante que no compartamos el mate”.

Destacaron los especialistas.

En busca de querer concientizar a la población, aconsejan tomar el mate de manera individual.

“El mate cebado debe ser consumido de forma individual, y que los utensilios (mate, bombilla y termo) deben ser higienizados luego de cada uso”.

Explicaron los especialistas.

“El raspado de residuos sólidos, lavado con detergente, enjuague, desinfección con lavandina o agua caliente y secado al aire de todos los elementos después de cada uso, es de fundamental importancia para prevenir el contagio del COVID19“.


CÓMO HIGIENIZAR CORRECTAMENTE el MATE, BOMBILLA Y TERMO



Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su manual de manipulación de alimentos, define estas normas para el correcto lavado de utensillos (tanto el mate, bombilla y termo son considerados como tal).

•    Lavar con agua y detergente.
•    Enjuagar con agua potable (Nunca reutilizar el agua usada).
•    Desinfectar sumergiendo en agua caliente (80°C) por 1 minuto o con hipoclorito (1 cucharada sopera -15 cm³ – por 5 litros de agua) por 5 minutos.
•    Secar al aire (no utilizar trapos).

MATE

•    Tratar de usar mates de metal o cerámica, que no sean ni estén recubiertos en materiales porosos, para que sean fácilmente lavables.
•    Lavar el mate inmediatamente después de cada uso.
•    El raspado de residuos sólidos, lavado con detergente, enjuague, desinfección con lavandina o agua caliente y secado al aire de todos los elementos después de cada uso, es de fundamental importancia para prevenir el contagio del COVID19, aseguró el INYM.

•    Recomendación: al terminar de tomar, tirar la yerba y enjuagar el mate, escurrir y dejar secar boca arriba. Es una equivocación habitual dejar el mate dado vuelta, pues impedimos que se seque bien y así propiciamos la formación de hongos.

Para limpiar mates de calabaza o madera:

Después de tomar mate, es necesario lavarlo con agua caliente y secarlo con papel de cocina, para absorber bien la humedad. También puede usarse un repasador limpio. Todo esto lo hacemos para evitar que se formen hongos.

Para limpiar mates de vidrio, cerámica, silicona y metal:

•    Es mucho más fácil mantenerlos limpios, porque son materiales que no absorben la humedad del agua; y al no tener poros, como la madera o la calabaza, no se adhieren partículas extrañas.
•    Si el mate es de vidrio o cerámica hay que esperar a que se enfríe para que no se quiebre y lavar con agua natural de la canilla.

BOMBILLA

Se recomienda utilizar bombilla de acero inoxidables de resorte o filtro desarmable, evitando apliques, dijes o tallados, que dificultan la limpieza.

•    Lavar la bombilla después de cada uso.
•    Una vez al mes, realizar una limpieza profunda de la bombilla: sumergirla en agua hirviendo durante 25 minutos con dos cucharadas de bicarbonato de sodio.
•    Se retiran las bombillas y se las deja sobre un paño limpio hasta que se sequen solas.
•    Luego fregarlas con un cepillo y quitar los restos de yerba.
•    En caso de que hayan quedado algunos sedimentos, existen unos cepillos de cerdas que pueden comprarse en ferreterías o bazares.

TERMO


Al igual que el mate, los termos forrados en materiales porosos dificultan la limpieza y desinfección, o pueden deteriorarse en estos procesos. Los cepillos limpia vasos, son muy útiles para eliminar residuos sólidos del interior.

•    Antes de aplicar cualquier tipo de desinfectante debe realizarse la limpieza de las superficies con agua y detergente. Esta limpieza tiene por finalidad realizar la remoción mecánica de la suciedad presente.
•    La forma sugerida es siempre la limpieza húmeda con trapeador o paño, en lugar de la limpieza seca (escobas, cepillos, etc).
•    Un procedimiento sencillo es la técnica de doble balde y doble trapo: • Preparar en un recipiente una solución con agua tibia y detergente de uso doméstico suficiente para producir espuma.
•    Sumergir el trapo en la solución preparada, escurrir y friccionar las superficies a limpiar. Siempre desde la zona más limpia a la más sucia.
•    Repetir el paso anterior hasta que quede visiblemente limpia.
•    Enjuagar con un segundo trapo sumergido en un segundo recipiente con solución de agua con detergente.

Una vez realizada la limpieza de superficies se procede a su desinfección.

Con esta solución pueden desinfectarse las superficies que estén visiblemente limpias o luego de su limpieza. Esta solución produce rápida inactivación de los virus y otros microorganismos.

El proceso es sencillo y económico ya que requiere de elementos de uso corriente: agua, recipiente, trapeadores o paños, hipoclorito de sodio de uso doméstico (lavandina con concentración de 55 gr/litro)

•    Colocar 100 ml de lavandina de uso doméstico en 10 litros de agua.
•    Sumergir el trapeador o paño en la solución preparada, escurrir y friccionar las superficies a desinfectar.
•    Dejar secar la superficie.

Publicar un comentario