Le donaron una computadora a la adolescente de 14 años que hace tarea en la calle por falta de internet

Una estudiante de 14 años llamada Hadassa Dessire Monasterio González está tomando clases en la calle a las afueras del edificio del ayuntamiento con la señal de WiFi pública porque en su hogar no tiene acceso a internet ni a las nuevas formas de aprendizaje. La donación de una computadora cambió toda su perspectiva.

Los ajustes a la educación que se han generado a raíz de la pandemia por el SARS-CoV-2 orillaron a que miles de jóvenes y estudiantes de todos los niveles educativos cambiaran sus formas de estudio y comenzaran a tomar clases en modalidad a distancia a través de la televisión, la radio y el internet.

Por desgracia, no todos ellos cuentan con un acceso a estas herramientas tecnológicas, por lo que desde el inicio del ciclo escolar 2020-2021 hemos conocido historias de alumnos y alumnas que hacen todo el esfuerzo posible por estudiar.

En esta línea se encuentra el caso de Hadassa Dessire Monasterio González, quien con solo 14 años de edad acude todas las mañanas a las afueras del edificio del ayuntamiento del gobierno local en Tierra Blanca para conectarse a la señal pública de WiFi.

La adolescente vive con su madre en un cuarto provicional dentro de esta comunidad ubicada en la Sierra de Guadalupe muy cerca al cerro del Ehécatl, en el que la marginación e inseguridad han aumentado con el paso de los años.

El ingreso de la familia se genera mediante un puesto de dulces que la madre de Dessire coloca en una esquina desde la que puede vigilar a su hija.


“… Antes lo hacía en tianguis y mercados, pero cuando yo nací prefirió quedarse aquí en San Cristóbal centro, y desde que yo tenía un año y medio la acompaño siempre a vender”.

Señaló la joven.

Dessire tomaba clases de saxofón alto y violín en el Centro Cultural José María Morelos y Pavón, pero a raíz de la crisis sanitaria su vida dio un giro que la cambió por completo.

La joven quiere ser médico ginecoobstreta, pedagoga o integrante de la Sinfónica Nacional y actualmente cursa el tercer grado de secundaria en la escuela técnica número 58, “Tlamatinime”.

A pesar de sus buenas calificaciones, Dessire no ha podido obtener una beca que facilite sus condiciones educativas, sin embargo, no se permite distracciones en su jornada escolar.

“En casa no tengo posibilidades de tomar mis clases, ni de hacer mis tareas, de lunes a viernes vengo desde la mañana para poder entrar a la señal de WiFi, todos los días esta es mi rutina”.

Mencionó.

La historia de esta joven ha comenzado a viralizarse en redes sociales donde los usuarios admirar y celebran su vocación por aprender.

Hace unos días, familiares de una mujer llamada Melani, que falleció durante una intervención quirúrgica, entregó una computadora portátil a Desiree, facilitándole así la tarea de estudiar.

“Se trata de una computadora de parte de una futura asociación que se va a enfocar a ayudar a la gente, entonces se enteraron de mi historia y decidieron ayudarme, se los agradezco mucho, estoy muy agradecida, con esto me he dado cuenta que existe mucha gente buena, así como hay gente mala, creo que abunda más la gente buena”.

Explicó la joven.

Publicar un comentario