El misterio del jubilado que es buscado por un pueblo de La Pampa y ofrecieron $500 mil de recompensa


Dos nenas jugaban en un parquecito, en la esquina de Mujica y Saavedra, en Macachín, un pueblo del sudeste de La Pampa, cuando hallaron una billetera que se la dieron a su padre. Era la tarde del martes 14 de julio.

Esa billetera tenía un DNI y un carnet del PAMI, pertenecientes a Ismael Rubén Gómez, un jubilado que vivía a dos cuadras del lugar, en Santa Fe al 700. Pero allí nadie respondió a la puerta. Por eso el objeto llegó a manos de Adrián, hijo del hombre.

Ese mismo día, luego de ir al departamento y comprobar que su padre no estaba, Adrián hizo la denuncia por la desaparición de Ismael Gómez, de 70 años. Desde entonces hubo rastrillajes por aire y tierra, la revisación de las cámaras de seguridad y privada y la participación de perros en la búsqueda, sin resultados.

En las primeras horas de la investigación, policías de Criminalística hallaron unas gotas de sangre. 

"Tres o cuatro. Las encontraron en la vereda del parquecito".

Contó Adrián Gómez. 

"Pero encontraron otra (gota) enfrente de la EGB, el colegio secundario, a unos 50 metros".

Dijo.

El fiscal Oscar Cazenave confirmó que las gotas de sangre pertenecen a Ismael Gómez, un jubilado que pesa unos 70 kilos y mide 1,60 metros. Aunque en las primeras semanas se realizaron rastrillajes en el barrio y en la periferia de Macachín, con la confirmación de la identificación de la sangre, esos rastrillajes se intensificaron en las últimas horas.

"Es un indicio más. Estamos viendo qué puede haber sucedido. La sangre se halló el mismo día que fuimos a relevar, pero llevó un tiempo procesar las muestras. Estaba en un parque, a 100 metros de donde se encontró la billetera y ahora en base a eso se profundizan algunas hipótesis".

Afirmó.


Cuando se cumplió el primer mes de la desaparición, de la búsqueda participaron perros. Uno de ellos fue "Toby", del Cuartel de Bomberos de Deán Funes (Córdoba), un Golden Retriever (especializado en la búsqueda de cadáveres) que marcó el lugar exacto donde fue hallado el cuerpo de Santiago Maldonado en el río Chubut en 2017. Pero esta vez no hubo resultado en la búsqueda de Gómez.

Macachín es un pueblo ubicado en el sudeste de La Pampa. Tiene unos 5.000 habitantes. Está asentado en una rica zona agrícola ganadera, con empresas lácteas y unas salinas, donde se extrae la que consumen los argentinos en sus comidas. Es territorio de asentamiento de la inmigración del País Vasco. 

Hay un club de fútbol, Atlético, y varios haras, que alimentan la actividad del turf en los hipódromos regionales y los más grandes del país, San Isidro, Palermo y La Plata.

Ya hubo tres marchas reclamando por la aparición de Ismael Gómez. Un centenar de vecinos se juntaron en la plaza, con pancartas. Piden por la búsqueda del jubilado, desaparecido misteriosamente.

Adrián Gómez le cuenta a Clarín que la fecha exacta la desaparición de su padre es el sábado 11 de julio.

 "Hay una persona que dice que lo vio el lunes o martes. Pero se confunde de día. Lo último que sabemos que ese sábado, cerca de las siete y media de la mañana, el dueño de los departamentos lo vio salir".

Remarcó Adrián, que dedicó el tiempo que le deja su trabajo de seguridad privada para difundir la desaparición de su padre.

"La persona que lo vio, el dueño de los departamentos, el 'Gordo' Garmendia. Lo ve salir y cerrar con llave".

Sostuvo. Ese día, realizaban un llenado de hormigón en el complejo de departamentos donde vivía Gómez.

La billetera, que apareció tirada en el parquecito, no pudo aportar huellas. 

"Lo que pasa es que la tuvieron las nenas y después el papá. Se manoseó mucho y me la dieron al otro día".

Explicó Adrián.

Cuenta que su padre "trabajó en el puerto de Bahía Blanca, como también la construcción de ruta y de las redes de gas". Hace unos cuatro años se separó de la madre de Adrián. Y desde entonces vive en su departamento, ubicado en un barrio al oeste de Macachín.

Ismael salía a caminar temprano, por eso su hijo remarcó aquel dato. 


"Lo molestaba el ciático. Tomaba remedios para el dolor, y por eso estaba como encorvado. Y caminaba unas pocas cuadras, tres o cuatro, no más".

Explicó. Del hallazgo de la billetera apuntó a que no tenía plata. Y de lo que encontró en el departamento un detalle le llamó la atención: no estaba el cargador del celular.

Precisamente cuenta que el celular se apagó el miércoles 15 de julio. "El día que hicimos la denuncia se apagó la señal".

Añadió.

En las últimas horas el Gobierno de La Pampa puso una recompensa de 500 mil pesos para quien ofrezca datos por la desaparición de Ismael Gómez.

Unas 50 personas entre policías y bomberos de Macachín y pueblos cercanos barrieron el sector oeste del pueblo. También buscaron en los campos más cercanos. Pero por ahora la billetera y unas gotas de sangre son los últimos rastros de Ismael Gómez.



Publicar un comentario