Aumentaron los engaños virtuales un 30% y un banco ya anunció que cierra su Instagram para proteger a sus clientes

  


Las víctimas cayeron más de la cuenta durante la cuarentena en sitios, páginas y perfiles de redes sociales falsos que emulaban a los oficiales de las entidades bancarias. Es que los estafadores se reformularon durante el aislamiento y el cierre de las sucursales y perfeccionaron su técnica.


Armaron portales copiados, casi clonados, hicieron pagos a Google para aparecer primeros en el ranking de búsqueda y así funcionaron como un pescador, con un mediomundo, en medio de una laguna llena de peces.

 

Además, usaron las redes, hicieron copias de las cuentas originales y empezaron a brindar falsos servicios de atención al cliente de manera on line.

 

Fue fácil para ellos. Era sólo esperar y contestar las consultas con “cierto arte” desde un teléfono celular para ir guiando a la víctima a soluciones que les crearon mayores problemas.

 

No importa el profesionalismo, el conocimiento y los niveles de alerta de la víctima. Los estafadores van por delante y logran dar credibilidad a tal punto que cualquiera puede caer en sus redes.

 

Los ataques a través de cuentas falsas de entidades financieras en las redes sociales crecieron un 30% en los últimos tres meses, según estiman fuentes judiciales. La modalidad es parte de otro fenómeno mucho más amplio: entre el 20 de marzo y el 4 de agosto los reportes de estafas virtuales aumentaron un 650% con respecto al mismo periodo del año anterior.

 

La proliferación de las estafas obligó a las entidades financieras a tomar recaudos. Algunos bloquearon los comentarios en sus perfiles. Pero la medida más drástica fue del Banco Galicia, que este miércoles cerró temporalmente su perfil de Instagram. “Es una decisión difícil, pero pensada para cuidar a los clientes”, explica a Clarín Pedro Adamovic, CISO de Banco Galicia.

 

Respuesta rápida y un extraño pedido

 

Pocos minutos después de escribir en la página de Facebook del banco, una de las víctimas recibió un mensaje privado a través de la misma red social de una mujer que se identificó como ejecutiva de cuenta y le solicitó un número de teléfono para contactarla.

 

“Me llamó y le conté que ya había solucionado mi problema. Empezó a estirar la conversación y me dijo que para asegurarme tenía que ir hasta un cajero, sacar un ticket y pasarle los datos para que ella confirmara la operación. Cuando le dije que no tenía uno cerca, me contestó que me esperaba en línea hasta que llegara”, explicó la afectada.

 

Ese último dato terminó de confirmar sus sospechas. Tras varios intentos fallidos, decidió cortar y no volver a atender los reiterados llamados de ese número, con característica de Córdoba.

 

Su reacción no es la de todos. “Muchas víctimas no detectan el engaño y pasan el nombre de usuario de homebanking y su clave. En otros casos las bandas no solicitan la contraseña pero te interrogan sobre las preguntas de seguridad y así la pueden cambiar. A veces te piden documento de frente y de perfil”, detalla Horacio Azzolin, titular de la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (Ufeci).

 

Una vez que obtienen los datos, las bandas actúan rápido y con operaciones que complican seguir el rastro del dinero. “Cuando entran a tu cuenta no sólo te sacan la plata, sino que en muchos casos piden préstamos. Transfieren otras cuentas o compran algo rápido a través de transferencia”, agrega Azzolin.

 

Su equipo se encarga de brindar apoyo a los fiscales que reciben denuncias por estafas virtuales. No es un trabajo sencillo: las bandas tienen la capacidad de crear miles de perfiles en redes sociales por día.

 

“Al principio operaban con cuentas robadas, de 50 mil seguidores. Copiaban la foto de perfil y los datos de la página oficial. Eso les daba cierta credibilidad. Pero ahora vemos que proliferaron cuentas mucho más desprolijas, e igual había gente que picaba. También descubrimos que cuando los bancos bloquearon los comentarios, empezaron a escribirle a todos los seguidores informándole sobre un número teléfono para comunicarse”, señala Azzolin.

Publicar un comentario