Le escribió una carta al ladrón para agradecerle que no haya matado a su hermana

 

"Esperé un día para digerir el hecho que vivimos y ser muy cauto y consecuente con lo que expreso. No me queda otra que agradecerte por solo robar y no llevarte la vida de mi hermana. Hoy puedo abrazarla, visitarla, reír y llorar con ella".

 

Así comenzó su "Carta abierta a un ladrón" Gastón, un comerciante de La Plata que aún no sale de la conmoción luego de que su hermana sufriera un traumático robo armado en su negocio del centro.

 

Todo ocurrió el martes pasado en el local de ropa deportiva Deportoch, ubicado en calle 12 esquina 64. Faltaban 15 minutos para las 17 y Soledad se disponía a cerrar cuando un joven se acercó para preguntar por "una remera de adulto". Sin embargo, el presunto cliente, con el rostro cubierto por un barbijo y vistiendo una campera de cuero, señaló una prenda para chicos.

 

"En ese instante, mi hermana se dio cuenta que le estaba por robar", contó Gastón. "Lo miró y él se puso nervioso. Pero ella, acostumbrada a manejar situaciones así, caminó marcha atrás sin darle la espalda hasta la caja registradora. Él le apuntó y le gritó para que se tirara al piso, agarró la plata (muy poca porque no se vende nada) y el Posnet. Creo que pensó que era un celular porque lo tiró y salió corriendo", contó. 

"Ahí mi hermana se levantó y salió a los gritos con un ataque terrible", continuó el muchacho. Lo cierto es que, tras el asalto, el delincuente escapó a toda velocidad y nadie pudo identificarlo ya que, además de estar con la cara tapada, el comercio tampoco tenía cámaras que pudieran haberlo captado.

 

El violento episodio motivó a Gastón a volcarse a las redes para expresar sus sensaciones y llevar tranquilidad al resto de sus familiares y amigos: "Ella puede ver a su familia y sobrinos por más que anoche sufrió el típico trauma. Hoy se despertó y pudo desayunar. Cuántas personas no tienen este final feliz, cuántas personas se despiertan con un familiar hecho pancarta".

 

"Quiero invitar al intendente Julio Garro, al ministro de Seguridad Sergio Berni, a que se peguen una vuelta por los barrios, por las zonas comerciales. Que tengan la altura de ejecutar bien su trabajo. Tienen las herramientas, las fuerzas y el personal. Sino, sería una buena idea ceder su puesto a quien sea competente. No hablo desde el lugar de víctima, ni con resentimiento ni enojo, hablo desde el lado humano", cerró la publicación.

 

En tanto, para finalizar, Gastón aseguró a este medio que si bien no es la primera vez que sufren un incidente de estas características, sí lo atemoriza el hecho de que los ladrones estén actuando a punta de pistola: "Hace 17 años que trabajamos en comercio, en 1 y 44, en el local de calle 12, en la feria de 96. Ya nos han robado pero ahora se están metiendo con armas. Ya no sabemos qué hacer. Lo único que me queda es agradecer que no nos hayan matado".

Publicar un comentario