ABERRANTE: Golpeó a su expareja y cuando ella salió a denunciarlo, violó a su propia hermana

Un hecho aberrante, que sucedió en Tornquist a principios de este año, pero no tuvo difusión por las características del delito, mantendrá a su autor entre las rejas. 

La Cámara Penal de Bahía Blanca le confirmó la prisión preventiva a un hombre de 35 años acusado de golpear a su expareja y violar a su propia hermana de 21 cuando la otra mujer fue a realizar la denuncia por la agresión. 

De esa manera, la Sala I, integrada por los doctores Gustavo Barbieri y Pablo Soumoulou, confirmó la decisión de la jueza de Garantías N° 4, Marisa Promé. 

El gravísimo incidente tuvo lugar el 29 de febrero pasado, después de las 21, en la casa de la expareja del imputado, pese a que tenía prohibición de acercamiento a ese domicilio.

La mujer, golpeada por el visitante -en ese momento el acusado tenía domicilio en Olavarría- pudo retirarse del lugar para ir a denunciar el delito a la comisaría. 

Allí dejó a su excuñada -estaba viviendo con ella- ante la presunción que no le iba a pasar nada porque el violento era su hermano de sangre.

Le ofreció plata por sexo.

Sin embargo, el hombre, que aparentemente estaba alcoholizado, trabó la puerta con un palo y la arrinconó.
Le ofreció plata por sexo y pese a que la joven trataba de impedir el abuso al grito de “¡soy tu hermana!”, el hombre no solo la manoseó, sino que también la violó. 

Antes de escapar llegó la policía al lugar, con su exmujer. 

Los policías, según consta en la resolución judicial, descubrieron el delito sexual porque la chica, casi sin mediar palabras, rompió en llanto. 

El rápido informe médico confirmó que la joven presentaba secreción compatible con una reciente actividad sexual. 

Miedo por su integridad 

La pericia psicológica confirmó que no había indicadores de fabulación y que, a 3 semanas del hecho, ella tenía miedo por su integridad física, pensamientos recurrentes sobre la experiencia, dificultades para dormir, inhibición de deseo y distanciamiento afectivo. 

A la prueba se sumó la declaración del padre de ambos que dijo que aquella noche recibió el llamado de su hija, llorando, asegurándole que su hermano la había violado.

La Cámara decidió mantenerlo detenido porque, por otro lado, existe peligro procesal, ya que, en caso de ser condenado, recibirá una pena de prisión efectiva, ya que el delito que le imputan prevé una pena de 8 a 20 años de cárcel.

Además, tuvo en cuenta el grado de agresividad y violencia desplegados, la relación familiar que lo une con la víctima y el aprovechamiento de esa confianza, la presencia de las hijas de la víctima en el lugar y el daño que esta situación provocó en el entramado familiar.


Publicar un comentario