Europa entra en recesión y sufre la peor caída económica de su historia

La economía de la eurozona, que engloba a las 19 naciones que tienen el euro como moneda única, se contrajo un devastador 12,1% en el segundo trimestre del año con respecto al periodo anterior, cuando las cuarentenas para frenar la propagación del coronavirus congelaron la actividad empresarial y el consumo. Fue la peor caída de su historia.

España, que sufrió uno de los brotes más graves del virus, que devastó su industria turística, fue el país más castigado con una caída del 18,5%. Italia y Portugal también registraron malos datos, y ninguna nación de la zona euro escapó al impacto de la pandemia.

Para la eurozona, esta fue la peor caída desde que comenzaron los registros en 1995. En el conjunto de la Unión Europea, con 27 miembros de los que todos adoptaron la moneda única, la producción se redujo en un 11,9%. La contracción en Europa se compara con la caída intertrimestral del 9,5% registrada en Estados Unidos.

Los gobiernos de la UE están contrarrestando la recesión con medidas de estímulo masivas. Los líderes de la UE acordaron un fondo de recuperación de 750.000 millones de euros financiado a través de préstamos comunitarios para respaldar su economía a partir de 2021.
Los ejecutivos nacionales han intervenido concediendo préstamos para mantener las empresas a flote y con programas de apoyo salarial que abonan los sueldos de los empleados que sufrieron despidos temporales. El Banco Central Europeo está inyectando 1,35 billones de euros recién emitidos a la economía, una iniciativa que ayuda a reducir los costos de los préstamos.

Estas medidas ayudaron a evitar que de dispare el desempleo. La tasa de paro subió al 7,8% en junio desde el 7,7% registrado en mayo. Pero muchos de esos puestos perdidos podrían no recuperarse a pesar de los estímulos. Grandes empresas como Lufthansa, Daimler y Airbus han anunciado que recortarán miles de puestos.

Según los economistas, lo peor de la recesión ha pasado, concentrada en los meses de abril y mayo. Muchas de las restricciones se han aliviado y la confianza empresarial en Alemania, la mayor economía de la eurozona, ha subido en tres meses consecutivos.

La perspectiva de futuro es una larga e incierta recuperación hasta los niveles previos al coronavirus, que podría prolongarse hasta 2022 o incluso más allá.

Las previsiones de las empresas para lo que resta de año asumen que no habrá un nuevo brote de COVID-19, la enfermedad causada por el virus. Pero el número de casos se está incrementando de nuevo en varias naciones coincidiendo con las vacaciones estivales, y Gran Bretaña ha impuesto una cuarentena de 14 días para todos aquellos que viajen a España.


Publicar un comentario