EL ASESINATO DE FERNANDO: La historia de las zapatillas de Thomsem

Aquel sábado 18 de enero Central de Noticias Madariaga publicaba como primicia el crimen de un joven a la salida del boliche Le Brique. A media mañana, en un trabajo en conjunto con Pinamar 24 y Minuto G colocábamos los nombres de las personas aprehendidas y confirmábamos que muchos de ellos formaban parte de un grupo de rugbiers. Desde ese momento el caso se transformaría en insignia para los periodistas de estos portales. Hoy, a casi 6 meses se confirma todo lo narrado en cada una de nuestras publicaciones.

Las zapatillas, marca Cyclone, secuestradas aquel sábado por la mañana eran las que le pisaron la cara a la víctima. Hoy se puede decir que Máximo Thomsen lo golpeó en varias oportunidades. Todo esto ya se sabía por videos, pero siempre suman más estas pruebas que se aportan.

Aquella mañana de enero el fiscal Walter Mercuri era quien estaba de guardia. Fue quien viajó a Villa Gesell para coordinar en persona los allanamientos. “Ya los tenemos, los tenemos” decía cuando era consultado minutos antes de las 10 de la mañana y la policía había identificado un lote de casas del Paseo 203 en el complejo “Los horneros”.

Cuando dos policías tocaron a una de las puertas, al ser atendidos, los policías preguntaron cuántas personas había adentro. Los hicieron salir y la cantidad los delató porque los investigadores ya habían accedido a no menos de tres videos de la pelea y de una cámara de seguridad. “Son estos” al pedirles que se tiren al piso.
Mercuri dijo “secuestren todas las prendas” y de manera automática comenzaron a decir que esas zapatillas negras que hoy son noticias eran de Pablo Ventura, el remero al que intentaron vincular con el caso y que transformó en “perejil” durante algunos días.

“Ya sabían la que se les venía”, dijo a Central de Noticias Madariaga una fuente de la investigación al recordar parte del camino desandado entre pericias y evaluación de pruebas.

Ahora 8 de los imputados del ataque con alevosía y saña pasan sus días en el Penal de Melchor Romero. Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Blas Cinalli, Enzo Comelli, Ayrton Viollaz, Luciano Pertossi, Matías Benicelli y Lucas Pertossi reciben ayuda espiritual y visitas de psicólogos pero siguen con su pacto de silencio sobre lo ocurrido aquella noche.

Más allá de decenas de mensajes ficticios sobre su liberación seguirán allí. Todos y cada uno de ellos aparecen en alguna imagen, foto o testimonio en el lugar de los golpes mortales. Esperan por una pericia psiquiátrica que se debe hacer en la Asesoría Pericial de La Plata para trazar sus perfiles psicológicos antes del cierre de la instrucción.

La pandemia atrasó todo, pero la fiscal que lleva el caso, Verónica Zamboni, espera para antes de octubre poder pedir la elevación a juicio oral que será para el primer semestre de 2021.

Es mito que la causa quede impune. Al menos 3 de ellos, de manera casi segura, recibirán penas de prisión perpetua por más artilugios legales que quieran implementar sus abogados.

Publicar un comentario