MADARIAGA: La historia de Jazmín y su drama para conseguir medicamentos llegó a Infobae

El medio por excelencia más leído del país se hizo eco de una noticia emitida semanas atrás por Central de Noticias sobre los problemas de la joven madariaguense Jazmín Ruíz para conseguir sus medicamentos para controlar la fibrosis quística de páncreas que impide que pueda digerir los alimentos.

En la nota, su mamá María Cecilia Ruíz comentó que precisa 25 pastillas diarias para poder 4 veces al día y que el cuerpo asimile lo que ingresa. De lo contrario comienzan los malestares, se genera moco y eso trae problemas en los pulmones y tubo digestivo.

Hoy hay que reducir la cantidad de comidas y también las raciones. Por eso, Jazmín llegó a bajar 8 kilos en 15 días.

La obra social IOMA le adeuda unos 45 envases de la pastilla que debe tomar de por vida, que son importadas y que se ha profundizado la demora en la entrega por la cuarentena.

Son suplementos de enzimas pancreáticas que permiten realizar la digestión de los alimentos de forma correcta. “Es lamentable tener que fraccionar comidas padeciendo una enfermedad tan delicada. Yo necesito entrenar todos los días para estar sana y el no alimentarse bien desencadena que mi energía baje y yo me sienta muy caída a tal punto de no poder salir de la cama o quedarme dormida”, apuntó la joven.
Ante la respuesta de la obra social de que la medicación estaba en falta por la pandemia, la joven se comunicó también con conocidos que padecen la misma enfermedad: “Me di cuenta de que era mentira, porque personas con otras obras sociales recibían la misma medicación que viene de Estados Unidos. ¿Qué me quieren decir? ¿Que para IOMA no llega ese avión pero para otros sí? Por suerte tengo conocidos que me dieron medicamento para poder sobrevivir pero es horrible llegar al punto de tener que pedir algo que te corresponde”.

Ante la respuesta de la obra social de que la medicación estaba en falta por la pandemia, la joven se comunicó también con conocidos que padecen la misma enfermedad: “Me di cuenta de que era mentira, porque personas con otras obras sociales recibían la misma medicación que viene de Estados Unidos. ¿Qué me quieren decir? ¿Que para IOMA no llega ese avión pero para otros sí? Por suerte tengo conocidos que me dieron medicamento para poder sobrevivir pero es horrible llegar al punto de tener que pedir algo que te corresponde”.

Publicar un comentario