MADARIAGA: El camino de un hisopado al laboratorio de análisis

Cuando se habla de un hisopado y sus resultados no se pone en evidencia la cadena de trabajo humana, mecánica y científica que está entre medio de la toma de la muestra y el informe final que indica si fue positivo o negativo.

Central de Noticias Madariaga consultó a especialistas y accedió a documentación al respecto para explicar la tarea que realizan, desde un enfermero, un chofer, un infectólogo y hasta el laboratorista.

En estos últimos días se menciona el INE “Jara” de Mar del Plata como el centro de recepción de muestras. Es, lisa y llanamente, desde su edificio en la calle Ituzangó al 3500 el lugar en donde van a determinar el resultado de la muestra.

En el Hospital Ana Rosa S. de Martínez Guerrero se toma la muestra al sospechoso. Un kit que contiene un hisopo y un contenedor o bote es abierto delante del paciente. El hisopo se introduce por la boca hasta la faringe (alrededor de la campanilla) y se lo rota para rasparla entre 5 y 10 segundos y se obtiene el tejido epitelial.

Luego se puede optar por ingresarlo por la nariz hasta llegar a la faringe y se vuelve a rotar durante algunos segundos para obtener aún más muestra.
Luego se introduce la muestra en lo que se llama “medio de transporte” que es un frasco contenedor al que se le adhieren todos los datos del paciente. De ahí todo pasa a un contenedor de transporte de sustancias biológica y allí se emprende viaje con una ficha epidemiológica con todos los datos del paciente y sus síntomas.

Una vez al día, cada vez que sea necesario, un auto parte desde nuestra ciudad hacia Mar del Plata. Muchas veces lo hace entre las 10 y las 13 horas. Esto varía según el día de la semana y el horario en el que ha sido tomada la muestra.

Al llegar a Mar del Plata en su triple empaque la muestra entra a laboratorio por un acceso del edificio especialmente acondicionado por calle Ayacucho al 3500.

En el Instituto Nacional de Epidemiologia (INE), se descartará la infección por virus Influenza A y B por la técnica de Real Time PCR. Y luego se realizará la detección del nuevo coronavirus por la técnica de RTPCR.
En principio se desarma todo el empaque y se lo guarda en una heladera hasta el momento que a esa muestra le toque ser procesada. Cuando eso llegó se le extrae al hisopo el ARN que es el material genómico del virus que pasa a un nuevo frasco contenedor. Este paso es y uno en los que más cuidado deben tomar los bioquímicos.

En otra sala, de preparación de reactivos, una máquina especial y computarizada, muy similar a una freidora, comenzará a recibir el líquido genómico que se extrajo del tubo contenedor del hisopo.

Este ensayo no se hace en solitario. A la máquina pueden entrar 96 muestras juntas durante algo más de dos horas y media. Aquí es donde no debe haber confusiones y tener rotulado correctamente a cada uno de ellos.

Una vez terminado el proceso todas las muestras salen ya con un ensayo que ha creado el la máquina y es necesario aplicarle un reactivo final a esa cubetera de muestras para saber cuáles son positivo y cuales negativos. Ya en este paso el paciente se transformó tan sólo en un número.

Los datos luego son volcados a una planilla de computadora en un sistema llamado SISA que es el que informa de manera automática a las autoridades hospitalarias.

El laboratorio entrega resultados entre las 15 y las 22 horas en cada jornada pero la capacidad de procesamiento está reducida a unas 100 por día y allí se reciben sospechosos de unos 20 municipios aproximadamente.

Publicar un comentario