El adiós al “Zorro” Bastons, el fundador del primer balneario de Pinamar

A los 93 años falleció este sábado Guillermo Bastons, alias “El Zorro”, un prócer de la Costa Atlántica argentina por ser el creador del primer balneario de Pinamar: “El Dorado”.

El hombre nacido en La Plata, criado en el barrio La Loma en donde fue repartidor de leche y carne desde muy pequeño, se destacó en el fútbol y recorrió parte de la provincia de Buenos Aires gracias a el.

Hincha y jugador de Gimnasia Esgrima tuvo paso por equipos de Olavarría, Azul y las Flores.

Del “Lobo” lo echaron porque discutió con el técnico. Estaban en medio de un amistoso en Madariaga y la bronca fue tal que se alejó del plantel sólo con el bolsito de ropa que había llevado a esa gira por el interior bonaerense.
25 de mayo de 1960 Ernesto y Oscar Caraccioli, Eduardo Lubrano y Guillermo “Zorro” Bastons
Así, descubrió que muy cerca estaba el mar y que la incipiente ciudad se llamaba Pinamar. En esa época los pinos apenas llegaban a la cintura y las dunas se movían y tapaban las estructuras.

Comenzó a trabajar de lo que pudo, un grupo de albañiles comenzó a llevarlo a la incipiente ciudad costera para levantar las primeras casas. Además, se destacó en la selección futbolística de la Liga Madariaguense de Fútbol.

En 1949, cuando la luz eléctrica decía basta a la medianoche y todo quedaba a oscuras. Cuando llegar al mar, desde Madariaga llevaba horas y los turistas viajaban aún vagones que eran tirados por caballos, Guillermo un día armó una especie de carpa en la arena. Era para usarla en una jornada de descanso pero un grupo de turistas extranjeros se le acercó desde el hotel Pinamar (Hoy Playa Hotel) y le ofrecieron pagarle por “la sombra”. “Sacaron 100 pesos y ahí supe que iba a ser del resto de mi existencia”, declaró Bastons en una vieja entrevista.

Al día siguiente se puso en campaña y montó sombrillas y carpas y las alquiló a todas.

El Dorado fue tomando forma y en un punto estratégico: Bunge y el Mar a metros de la rotonda y paso casi obligado para todos los turistas.

Era la Pinamar de 200 habitantes y alemanes refugiados que aparecían un día y se esfumaban al otro como por arte de magia.

El nombre del primer balneario surgió porque las carpas se fabricaban en Mar del Plata y al regreso de un viaje un amigo de “El Zorro” vio un cartel muy lindo que decía “El Dorado” y ahí se definieron pro esa identificación.

Fue monopolio playero por tres años hasta la llegada de la competencia por que “El Cholo” Ludueña instaló un segundo balneario en la zona del muelle.

Ambos eran los top de la temporada pero no por la calidad sino por ser los únicos para turistas que viajaban con mucho dinero y tenían pocos sitios donde gastar.


Hoy se fue “el Zorro” el hombre que pasó unas 60 temporadas en suelo pinamarense y que nunca olvidó su fanatismo por el lobo platense.

Publicar un comentario