MADARIAGA: La directora del hospital se quejó de la calidad de insumos que llegaron de Nación y Provincia

Patricia Villafañe, directora del Hospital Municipal Ana Rosa de Martínez Guerrero, brindó una entrevista radial en donde habló de la situación del centro asistencial que se preparó para el eventual tratamiento de pacientes sospechosos o positivos de COVID-19.

La profesional lanzó duros cuestionamientos al personal y se mostró molesta por la velocidad con la que trascienden en redes sociales los ingresos de personas con fiebre.

Además, recordó que esto puede ser habitual en este tiempo por la llegada del frío y el comienzo de la circulación de anginas, bronquitis o neumonías.

Estamos haciendo las cosas como nos dicen que las hagamos”, expresó antes de cuestionar la cantidad y la calidad de algunos materiales enviados por Nación y Provincia para el combate contra el coronavirus. “No son de la calidad que te exigen. Te piden un traje de astronauta o un total face (máscara que cubre toda la cara) y luego te encontrás con que la mitad del personal lo dejó en su casa”, lanzó.


A partir de allí la entrevista viró hacia un cuestionamiento del personal médico y profesional del Hospital. “Siempre hay un corneta que te levanta algo y que pasó tal cosa. Eso sale de acá adentro del Hospital”, expresó.

Para ahondar aún más las críticas, habló de tener que convivir “con la mediocridad y la ignorancia”. Al mismo tiempo llegó a cuestionar a quién la entrevistaba por haber replicado o leído mensajes en su programa. “¿Para qué lo hacés?, ¿Por qué levantás el rumor?. ¿Por qué hacés radio y decís mentiras o agregás cuestiones que no son?. Lo hacés para montar una duda y hay gente que la cree”, se respondió al instante.


Villafañe prosiguió con su descarga contra el personal al que debe comandar al sostener que “es la gente que más te pega y esperan que te equivoques y hagas mal las cosas. Nos cuidamos de la pandemia y de los que están adentro”.


Lo que más nos divide es la mediocridad y la ignorancia. La falta de principios y de ética. No importa de qué lado estoy y qué camiseta política tengo. Tengo que trabajar bien y con dignidad. Tengo que poder sentido común, no mentir, no ensuciar y no poner en tela de juicio”, aseveró.

Cuando el entrevistador le preguntó acerca de la cantidad de camas disponibles se generó un silencio, esquivó la consulta y retomó el cuestionamiento mientras explicaba que al hablar del un caso se pueden violar los derechos del paciente. “Las cosas hay que esperar que se confirmen y la comuniquen quien deba comunicarlas. Vos te tenés que callar la boca y no podes decirlas”, le inquirió al comunicador.