Alerta por "cirujano" que estafa mujeres en Instagram

Escondidos tras el encierro preventivo causado por el temor al contagio de Covid-19, el sistema delictivo a mutando, hacia nuevas metodologías que apuntan a robar con barbijo virtual. Una nueva modalidad nacida a la luz del nuevo contexto pone en peligro a mujeres activas en las redes sociales: Un supuesto médico de la ONU, les hace "el cuento del tío".

Susana E. tiene 48 años, es de clase media y enviudó hace poco más de dos años. Vive con sus dos hijos en remedios de Escalada, en el Sur bonaerense, donde el pasado fin de semana vivió algo que comenzó como una novela romántica y terminó en un intento de estafa. El sábado a la noche un hombre que se identificó como Jeremiah Smith, le escribió en Instagram, a Susana le pareció normal.

"Nos empezamos a seguir ese mismo día, y empezó a conversar. Mi hija y el novio me alentaron para que le hablara: Entonces él me contó que también era viudo, tenía 50 años y dos hijas, además que era cirujano en la ONU con misión en Sudán. Le faltaban pocos días para volver a su casa en Atlanta, con sus hijas". Así comenzaba el engaño que duró cinco días.

A lo largo de las charlas, que iban tomando un marco romántico, el supuesto médico le mando a la víctima fotos vestido de médico, con sus hijas y en el trabajo. "Esa noche hablamos, me dijo que podía hablar por medio de Hangout. un sistema de mensajería digital creado por Google-. Después de la charla me fui a dormir, al día siguiente tenía una declaración de amor en mi celular" recordó Susana.

"Me dijo que le había contado a Lisa, su hija de 14 años, sobre nuestra relación. Pidió que le hablara para contenerla porque estaba con una niñera lejos de él. Chateamos con ella y eso me dio cierta confianza". La supuesta niña le mandó fotos y ese mismo día, en una videollamada, el atractivo médico le contó que estaba "muy angustiado" sus hijas, que no tenían plata y él estaba lejos y con las cuentas bloqueadas por la ONU: "Estoy desesperado, te estoy pidiendo ayuda, plata, necesito dólares. No tengo a nadie". Ante la negativa, el engaño siguió: "Me pidió que presente una carta a Naciones Unidas pidiendo que lo dejaran irse de Sudán".

Cuando notó falta de respuesta, el cirujano estafador se impacientó, "Decime la verdad, ¿vos no me mandas plata porque no me queres?, ¿Nada le podés mandar a mis hijas?", decía el hombre. Para ese momento, Susana había escrito a la ONU, consultando sobre la historia y, recibió la respuesta en la que le confirmaban el engaño.

Ahora, con la verdad en la mano, Susana concluyó: "Le reenvié esa respuesta oficial y desde entonces me bloqueó ese usuario. Es increíble como alguien se aprovecha de nuestra situación de soledad, juega con los sentimientos y pretende robarnos. Yo me salvé, pero hay miles de mujeres en el mundo que confían en estos ladrones".