El drama de la familia del marplatense asesinado en Los Ángeles: “La funeraria nos cobra 9.100 dólares para poner el cuerpo de Leandro en un avión de regreso a la Argentina”

La familia de Leandro David Maza, el mecánico de 31 años oriundo de Mar del Plata que fue asesinado a puñaladas en Los Ángeles, Estados Unidos, en medio de la pandemia, busca ayuda para traer el cuerpo del joven al país. El costo del traslado es de 9.100 dólares y no pueden solventarlo. El padre, Héctor, y su novia, Dana, se sienten solos y ya no les queda dinero. La situación empeora todos los días mientras el coronavirus avanza cada día.

“La funeraria nos cobra 9100 dólares para poner el cuerpo de Leandro en un avión, es imposible pagar eso. Son como 750.000 pesos. A eso hay que sumarle el pasaje. Es terrible porque estamos acá solos, de visitantes, no tenemos nada a nuestro favor. Lo único que queremos es despedirlo allá entre nosotros”, le dijo Dana, la novia de Leandro desde Los Ángeles.

“Además soy un paciente en riesgo. Soy asmático. Necesito una medicación todos los días y en el bolsillo sólo me quedan 5 dólares y a Dana 10, hasta hoy llegué, a partir de mañana no tengo más”, relató Héctor.

Al brote del virus y la imposibilidad de viajar, a Héctor y a Dana se les suma la tragedia del asesinato de Leandro. “Cada día sabemos menos. Nos sentimos muy desamparados. Nos llamaron del consulado e intentaron ayudarnos. Pero estamos desesperados”, cuentan mientras están alojados en la casa de una familia que les brindó el hospedaje gratuito.
“Son nuestros salvadores, nuestros ángeles. Pero no podemos seguir mucho tiempo más así. Nos están manteniendo. La verdad es que estamos desesperados”, agregó Dana.

El jueves pasado, Leandro y Dana estaban cenando en la casa de la familia en la que estaban alojados. Mientras Dana cocinaba y Leandro la ayudaba, vieron a uno de los dueños de la casa subir al cuarto de su hermana más chica. Allí estaba Edson Rufino, un joven de 19 años, que tenía una orden de restricción. No se podía acercar a la chica.

Dana, que presenció la escena, relató que bajaron las escaleras peleándose. “Rufino cuando bajó se acercó hacia donde estábamos nosotros y me sacó el cuchillo con el que estaba cortando la comida. Nos empezó a amenazar a todos y agarró a la que era su novia y la llevó para afuera”, contó Dana.

Después, Rufino comenzó a pelearse con el hermano de la chica hasta que comenzó a correr. Leandro los siguió. En un hecho confuso, Rufino terminó apuñalando a Maza, quien falleció pocas horas después en un hospital de la zona.
Medios locales como KTLA aseguraron que Rufino se había acercado violando una orden de restricción impuesta por una mujer que vivía allí, que ocurrió un hecho de violencia de género y que Maza intentó mediar en la pelea con una vara de metal en la mano. Fue apuñalado al menos una vez: la mujer y Rufino se fugaron juntos, para ser encontrados horas más tarde a bordo de un auto. El hombre quedó detenido.

A partir del hecho, la vida de Dana y Héctor se convirtió en una pesadilla. Cancillería dice que no los puede ayudar a traer el cuerpo porque todavía se está investigando el homicidio, y que cuando concluya la parte judicial lo evaluaran, dijeron. Según contó Héctor, recién mañana van “a poder reconocer el cuerpo".

Por otro lado, relataron que ante la situación de pandemia mundial quedaron atrapados allí y no pueden salir y cada vez les queda menos dinero. Ante esto, crearon una página de Facebook “Todos por Leo Maza”, para recibir ayuda de sus conocidos.

“Lo único que queremos es, primero que el cuerpo de Leandro llegue a la Argentina lo antes posible para enterrarlo allí. Y luego poder regresar. Pero entendemos el contexto que estamos viviendo. Es todo muy difícil, pedimos ayuda", dijo Dana.



Publicar un comentario