La historia de Alejandro Passarelli, el prestigioso traumatólogo rionegrino que murió tras contraer Coronavirus en Europa



Alejandro Passarelli, un prestigioso médico traumatólogo oriundo de la ciudad rionegrina de Cipoletti que estaba radicado en la provincia de Neuquén, había llegado al país el 13 de marzo luego de unas vacaciones por Europa, dos días después de que la Organización Mundial de la Salud haya decretado la pandemia por coronavirus.

Tras pasear por España e Italia, los dos países que registran más muertos en el mundo por esta enfermedad y que fueron declarados “de riesgo” porque allí el virus “es circulante”, Passarelli arribó ese viernes por la tarde a la Argentina y luego se tomó el vuelo de Aerolíneas Argentinas de las 17 horas hacia Neuquén.
Al día siguiente fue ingresado a la Clínica San Agustín, donde trabajaba como médico en los consultorios externos de traumatología, por un grave cuadro respiratorio que le terminó causando una neumonía.

El caso del doctor Passarelli presentó varias particularidades. La primera fue que a pesar de tener los síntomas propios del COVID-19, su diagnóstico resultó difícil de determinar porque en el primer análisis realizado por el Instituto Malbrán había dado negativo. Y luego, ante la persistencia del cuadro, el Laboratorio Central de Neuquén estudió una segunda muestra, que resultó positiva.
Una vez que la población neuquina se enteró de su enfermedad empezaron a circular audios por Whatsapp con quejas hacia las autoridades sanitarias locales de que no se habían tomado las medidas de rigor que ameritaba el caso, como por ejemplo el protocolo que debería haberse aplicado con su familia. De acuerdo a esos trascendidos, ninguno había hecho la cuarentena preventiva al haber estado en contacto directo con una persona que había llegado de un país considerado de riesgo.

Y a esa situación se sumó que apenas se conoció su fallecimiento, desde la provincia de Neuquén salieron a aclarar que no se trataba de un caso local, sino que el hombre era de Río Negro.

Es que al procesar las estadísticas que lleva adelante el Gobierno nacional, tanto las víctimas fatales como los infectados y los casos sospechosos se contabilizan por el lugar de su domicilio. En este caso, como es de Cipolletti, el registro quedó asentado en Río Negro y no en Neuquén.
La noticia de su fallecimiento fue confirmada por su hermana Cecilia en su cuenta de Facebook, donde subió un collage de fotos de Passarelli junto su numerosa familia. “Q.E.P.D hermanito, #NoTengoConsuelo” posteó ella.

En cuestión de minutos, su muro se llenó de emotivos mensajes hacia el traumatólogo, no solo de sus amigos, colegas y allegados sino también de pacientes que le agradecieron su profesionalismo.

“Quiero envolver a ésta familia en un abrazooo cálido por la pérdida de un Colega. Comprendo que dejó todo en la trinchera de ésta nuestra bella profesión.!!!Templanza y fuerzas para sus afectos.Solo veo Agradecimiento.Que Dios lo tenga en la Gloria..!”, escribió Roxana Sobol.

Por su parte, Anahí González le dejó un cálido pésame a Cecilia: “Hola no tengo el gusto de conocerte yo fui paciente de tu hermano si te sirve de consuelo fue lo más grande que tuve como médico estoy destruida no quisiera perderte como contacto por favor se me cayó el mundo destrucción total en mi mundo qpd lo voy a extrañar una enormidad”.

Además de desempeñarse como médico en la Clínica San Agustín -los lunes, miércoles y viernes de 13 a 18 horas- también trabajaba en el servicio de ortopedia y traumatología en el hospital Castro Rendón.

Fue en ese lugar donde a fines de diciembre de 2019 participó de una exitosa y compleja cirugía, que hizo que su nombre cobrara notoriedad en los medios locales. Junto un gran equipo de profesionales, entre los que se encontraban médicos de la Fundación Favaloro y el Hospital Austral, intervino quirúrgicamente durante 12 horas a una paciente de 50 años que tenía un diagnóstico de Condrosarcoma de Pelvis (un tumor maligno) y requería una reconstrucción después de la operación.

Hoy, no sólo su familia llora la pérdida de un ser querido sino también la comunidad médica de la Patagonia lamenta la partida de un reconocido profesional de la salud.


Publicar un comentario