VILLA GESELL: Fernando Baéz Sosa, el chico humilde que soñaba ser abogado


Era hijo único, estaba de novio, había terminado el CBC de Derecho en la UBA y encontró la muerde esta madrugada cuando fue atacado por 11 rugbiers a la salida de un boliche.

Fernando Baéz Sosa viajaba seguido a Paraguay a visitar a familiares y a amigos dado que sus padres son oriundos de Carapegua.

Estaba en Villa Gesell desde hace unos días con compañeros del Colegio Marianista de Caballito que habían compartido con el el secundario y que soñaron unas vacaciones con la diversión que cualquier joven puede imaginar.

Familiero, buen amigo y muy mimado por sus primos. Su papá trabaja en un edificio de Recoleta.

Amaba el deporte e incluso soñó con ser profesor de educación física. Era fanático de Boca y un gran seguidor del equipo.

Su novia, que también estudia abogacía, se encontraba en Pinamar con sus padres. Ellos fueron los primeros en viajar hasta Villa Gesell cuando se enteraron de la trágica noticia. Estaban en pareja desde hace más de dos años y se habían conocido en la secundaria.

Para sus amigos Fernando era un joven “humilde, bueno y solidario, que siempre estaba dispuesto” a ayudar a quien lo necesitara. Tampoco se caracterizaba por ser “peleador”. Todos aseguran que todavía no pueden creer lo que ocurrió.

Publicar un comentario