Home Ads Home Ads

Un joven denunció que fue torturado por patovicas en un boliche: “Me llenaron de patadas”



Un adolescente de 17 años denunció que fue torturado por patovicas en un boliche de Parque Leloir, Ituzaingó, este sábado por la madrugada. De acuerdo a lo que relató en diálogo con TN, lo mantuvieron encerrado en una habitación durante más de tres horas para que confesara si había robado un celular.

El violento hecho ocurrió en el local bailable Cool. El mismo fue clausurado por el municipio de Ituzaingó, tras la denuncia de Verónica, la mamá de la víctima.

“Entré al boliche a las dos de la mañana. Estábamos en la pista y a unos chicos les robaron adelante de nosotros. Cuando los asaltan, le echan la culpa a un compañero mío. Comenzaron a discutir con él y los patovicas se lo llevaron para adentro”, describió Joaquín.

En este sentido, continuó: “A los 10 minutos me vinieron a buscar a mí y me llevaron del cuello. Cuando llego, veo que lo están interrogando en un depósito, entonces me metieron a mí ahí adentro y lo soltaron a él. Me dejaron solo”.



Una vez que pasó esta primera parte, arrancó el calvario, que duró hasta las 5:30 de la mañana: “En el depósito me empezaron a torturar. Intenté escapar al primer cachetazo, pero después me agarraron, me tiraron al piso y me llenaron de patadas. No pude hacer más nada”.

“Después me sacaron la ropa y me hicieron bailar. Me preguntaron si yo fui a bailar o a robar, entonces les dije que fui a bailar. Uno me dijo ´entonces bailame´ y me pegó una cachetada. Eran cinco o seis, salía uno y entraba el otro”, señaló.

Y continuó: “Uno agarró una tijera y amenazó con cortarme la oreja. Le pedí por favor que no lo hiciera, le dije que no le había robado a nadie y que por favor me soltara. Pero no me soltaron hasta las 5:30 de la mañana, supongo que porque ya iba a cerrar el boliche”.

“No había ni llevado mi celular como para que me culpen, solo tenía mi billetera. Me sacaron la plata que tenía y un reloj. Todavía no me devolvieron nada”, sumó.

Una vez que terminó la tortura, lo liberaron en el estacionamiento del local bailable: “Me dijeron que si no me iba en tres minutos me iban a agarrar y romper todo. Ahí salí corriendo y me fui, no me quedaba otra”.

Tras la denuncia de la madre del joven, el lunes el boliche fue clausurado. “Desde la fiscalía me dijeron que van a tratar de ubicar a los patovicas”, le dijo la mujer a TN. Además, aclaró que espera que los responsables sean identificados y detenidos.



Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo