Home Ads Home Ads

MAR DEL PLATA: Se negó a declarar el detenido por el crimen de Daniel Marcel



El joven de 27 años detenido por el crimen de Daniel Marcel (78) se negó a declarar ante la fiscal Romina Díaz y seguirá detenido en la Unidad Penal 44 de Batán mientras la investigación avanza en torno a identificar a su cómplice.

 

Nicolás Fernández fue trasladado este domingo a la mañana desde su celda de la cárcel de Batán al palacio de Tribunales para presentarse ante la fiscal Romina Díaz, quien lo imputó por “homicidio agravado en ocasión de robo”.

 

Según informaron fuentes consultadas por la Fiscalía General, Fernández por recomendación de su defensa oficial, a cargo de Cristian Rajuán, se negó a declarar y no dio ninguna versión alternativa de lo ocurrido el viernes a la noche en pasaje Gabito Bannat al 3000 donde fue asesinado Marcel, por lo que seguirá alojado en la Unidad Penal 44 de Batán mientras avanza la investigación.

 

Asimismo, también se supo que al momento de la detención se le secuestró un arma calibre 9 milímetros marca Browning, que tendría machas hemáticas. El análisis pericial de esta arma y las heridas mortales de la víctima, de coincidir, podrían ser una prueba más que contundente contra Fernández.

 

Acusado de un crimen con una hermana policía

 

Fernández vive en San Lorenzo al 6800, a solo cinco cuadras donde Marcel fue asesinado. Es un terreno con tres casas, en la delantera vive el joven de 27 años con su madre, en la del medio su hermano y en la propiedad trasera su hermana, una policía que cumple funciones en la comisaría quinta y sobre quien no hay ningún tipo de sospechas.

 

El crimen del padre del periodista ocurrió el viernes a las 20.10 y Fernández fue detenido cerca de las 23 en la puerta de su casa de San Lorenzo al 6800, pero por otra situación. Su propio hermano había llamado al 911 para denunciar que el joven estaba “a los tiros” en la vereda con una 9 milímetros. La policía fue, lo detuvo y lo trasladó a la Unidad Penal 44 de Batán, mientras que en paralelo había un intenso operativo para dar con el sospechoso del crimen.

 

Por eso delito, Fernández fue imputado por “portación ilegal de arma de guerra” y se negó a declarar.

 

El exhaustivo análisis de las cámaras de seguridad de la Central de Operaciones y Monitoreo (COM) fue clave, ya que hay un domo instalado en la esquina más importante del barrio Regional que es en Alvarado y Tres Arroyos, tan solo a cincuenta metros del ingreso al pasaje Gabito Bannat, que está delimitado por las calles Alvarado y San Lorenzo.

 

En esas imágenes los investigadores ven a un hombre que, momentos antes del crimen, compra en un kiosco. Con la posibilidad de trabajar sobre la calidad del video se pudo obtener la fisonomía de esa persona que después ingresa al pasaje Gabito Bannat donde ocurre el crimen. Esa fisonomía coincidía con la de Fernández, quien ya estaba detenido.

 

Las cámaras de seguridad luego muestran la huida de quienes asaltaron y mataron a Marcel: uno escapó por el lugar más próximo, es decir por Alvarado, mientras que el otro corrió cerca de 180 metros en dirección a San Lorenzo. Si bien la elección de irse hacia el lugar más lejano parecería extraña no lo es tanto al sospechar de Fernández: huyó hacia San Lorenzo porque hacia allí vive, huyó en dirección a su casa.

 

Además, personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) relevó testimonios de la zona y el nombre de Nicolás Fernández se repitió en la boca de más de un testigo, que señalaban haberlo visto esa noche en cercanías al lugar del crimen.

 

El sábado, al acusar ya formalmente a Fernández del homicidio, la policía allanó la casa del joven y también las de sus familiares. En ese operativo secuestraron, por protocolo, también el arma reglamentaria de su hermana policía para peritarla y despejar toda duda posible.

 

Ahora los esfuerzos de la investigación se encuentran en poder identificar al cómplice de Fernández y así poder detener a todos los implicados en el crimen de Daniel Marcel que conmocionó a la ciudad.


Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo